Gonzalo Martínez: “La historieta es parte de nuestra cultura y no nos damos cuenta”

Texto: Carlos Andueza Fotografías: Camilo Mendoza

Gonzalo Martínez 001

El dibujante de cómics Gonzalo Martínez es clave para entender el actual auge de la narrativa gráfica en Chile. De hecho, el guionista e investigador de la historieta chilena, Carlos Reyes, reconoce la novela gráfica “Road Story” (Alfaguara, 2007, escrita por Alberto Fuguet y dibujada por Martínez) como el puntapié inicial para el positivo momento que gozan las publicaciones del noveno arte en nuestro país. Además, en 2009, formó la Agrupación chilena de Narrativa Gráfica e Ilustración (NGI) junto al guionista Felipe Benavides y al colorista Kóte Carvajal; fueron tres años de trabajo enfocados en la profesionalización de los jóvenes narradores gráficos chilenos.

Actualmente Gonzalo Martínez está enfocado exclusivamente en su carrera como dibujante. Entre sus últimos trabajos figuran las novelas gráficas “The Time Travelling Tourist”, “The Darwin Faeris” y la mini serie “Ozopolis”, todas para Estados Unidos. En Chile, en tanto, su novela gráfica “Mocha Dick” (escrita por Francisco Ortega) ha sido un éxito de ventas y obtuvo el premio a la Mejor Portada de Cómic Chileno de 2012 en la pasada versión de la Feria Internacional del Cómic de Santiago.

Mesa Gráfica conversó con el historietista en su lugar de trabajo. Entre bocetos originales de los dibujantes Martín Cáceres, Alan Robinson, Ítalo Ahumada y Máximo Carvajal, repasamos su trayectoria: cómo llegó ser el destacado dibujante que es hoy y qué opina de todo lo que está ocurriendo en el medio chileno fueron algunos de los temas que comentamos y que podrán leer a continuación.

Gonzalo Martínez 025

Ya Gonzalo, voy a empezar a grabar.

Gonzalo: Cuando ustedes digan.

Gonzalo, primero que todo, muchas gracias por recibirnos. Quería comenzar esta conversación preguntándote por tu profesión. ¿Cuánto tiempo ejerciste como arquitecto?

Gonzalo: Saca la cuenta: empecé a trabajar como arquitecto en enero de 1987 y dejé de hacerlo en diciembre de 2003. Dieciséis años.

Y a pesar de que la dejaste por completo, has dicho que la arquitectura te gustaba…

Gonzalo: A mí me gusta la disciplina, me gusta la arquitectura. Lo que no me gustó fue el oficio. Ejercerlo es complicado. La arquitectura es una carrera que es tan complicada como hacer historietas, pero no me provocaba la misma satisfacción.

Hiciste cómics también durante esos dieciséis años de arquitecto…

Gonzalo: ¡Sí! A mí siempre me gustó la historieta. Todo lo que te voy a contar lo he contado tantas veces… Lo que siempre quise fue ser historietista, desde chico. Ahora tengo 52 años. Cuando el hombre llegó a la luna, yo tenía 8 años; vi la transmisión por la tele. En ese tiempo muy poca gente tenía televisión. La tele de esa época era la historieta. Se publicaba mucha historieta. En mi casa, y en la mayoría de las casas en esa época, había mucha historieta dando vueltas.

¿Historieta chilena?

Gonzalo: Chilena. Es que para mí no había diferencia. Esa es otra cosa que me he dado cuenta. Primero, no había fanáticos de las historietas, se leían porque eran entretenidas. Y segundo, no se sabía la diferencia entre las chilenas y las norteamericanas; todas llegaban en español y se publicaban acá. “El Zorro”, por ejemplo, se dibujaba y se publicaba acá. Entonces uno veía “El Zorro” en la tele y después leía la historieta… no se sabía de dónde venía. Mucho después me enteré que se había comprado la licencia y se publicaba en el país con dibujantes chilenos, pero en el momento no sabíamos la diferencia. Más adelante, cuando empecé a entusiasmarme con la cuestión, logré identificar dibujantes. En la época de Quimantú, en los 70, durante el gobierno de la UP, ya identificaba el estilo de Máximo Carvajal, el de Santiago Peñailillo, Manuel Cárdenas. Pero a mí me gustaba que no se supiera la diferencia entre historieta chilena y norteamericana. En Chile, además, se publicaba mucha historieta inglesa: las historietas de acción o de espías eran hechas en Inglaterra. Y a veces con dibujantes argentinos o de otros países. Y había muchos géneros también, como historietas de guerra o de cowboys, pero se les decía historietas no más. Las historietas eran historietas. Ni cómics ni narrativa gráfica. Historietas.

Gonzalo Martínez 027

Luego de ese periodo fértil de la historieta en Chile vino la dictadura y se suprimieron las publicaciones y las editoriales. ¿Sufriste ese vacío de historietas?

Gonzalo: Sí, lo sufrí. Se sintió el cambio. Aunque la llegada de la televisión también afectó. Pero, ¿sabes qué? Nunca se dejó de hacer historieta. Sí, se acabó la industria y la gente dejó de vivir de la historieta. En esa época, Máximo Carvajal, Julio Berríos, Germán Gabler, Santiago Peñailillo y muchos más vivían de la historieta. O sea, Máximo se compró su casa haciendo historieta. Se acabó la industria. ¿Es culpa de la dictadura? Sí, pero de un montón de otras huevadas también. Cambió el mundo. En Estados Unidos también quedó la cagada. Era muy poca la gente que podía vivir de la historieta. Mucho menos a largo plazo. Si tú te fijas, ahora la industria norteamericana es una moledora de carne: entran artistas nuevos a cada rato y poco después nadie los pesca. Y eso también pasó en Francia, por ejemplo. Entonces, el mundo cambió. No fue sólo culpa de la dictadura. Pero, como te digo, en Chile nunca se dejó de hacer historieta. Yo creo que el último suspiro industrial chileno fue en 1980 con un suplemento que sacó el diario La Tercera, que se llamó “Historietas”. Fue muy bonito, se hicieron historietas súper buenas, porque don Vittorio di Girolamo, a quien le gusta mucho la historieta, juntó plata y convenció a la gente de La Tercera para que les pagaran bien a los autores, entonces se hizo una muy buena tirada de cómics. Después, en el 81, hubo cabros que empezaron a hacer cómics underground, no pagados, simplemente porque tenían ganas de hacerlos. Esa es otra cosa que pasa en Chile: a la gente le gusta hacer historietas. Mucho. Y no pasa en tantos países.

¿Por qué crees que a los chilenos les gusta hacer historietas?

Gonzalo: Porque… bueno, esto es una teoría mía no más, así que me hago responsable: yo creo que la historieta es parte de nuestra cultura y no nos damos cuenta. Y no lo notamos porque los ñoños provocaron ese rechazo de tanto hablar de superhéroes. La historieta no es eso no más, es un lenguaje muy amplio.

Gonzalo Martínez 023

Con todo el movimiento que está produciendo ahora la narrativa gráfica chilena, ¿crees que la gente se está dando cuenta que la historieta es mucho más que superhéroes?

Gonzalo: No sé. No sé. Espero que sí. Yo no soy el llamado a entender eso porque mi trabajo es hacer historietas.

¿Y qué fue lo que te hizo cambiar el switch? ¿Cómo pasaste de la arquitectura a la historieta?

Gonzalo: ¡Verdad que estábamos hablando de eso! (risas) Ahora ya sabes por qué estoy todo el día encerrado aquí: tengo un problema de déficit atencional serio. Bueno, a mí siempre me gustó hacer historietas, pero cuando estaba en el liceo ya no había un mercado de eso. Estudié arquitectura porque era la carrera que creí me daría más herramientas para el futuro. Y es una carrera brígida. Yo agradezco mucho la disciplina de trabajo que me dio. No podría estar haciendo historietas ahora si no hubiera estudiado arquitectura. Pero en un momento la arquitectura me absorbió y dejé de pensar en las historietas. No, decir absorber es poco: me consumió. Y odié la carrera; salí con buena nota, pero odié la carrera. De hecho, quemé mi proyecto de título. Pero cuando me titulé y empecé a trabajar, me di cuenta que tenía tiempo después de las seis de la tarde y me puse a hacer historietas. Eso fue por el año 1987. Yo nunca me consideré muy bueno. Sabía que era bueno, pero no muy bueno, así que no iba a viajar a Estados Unidos o a Francia a buscar pega, porque veía la diferencia entre los artistas de allá y yo. Pero con la llegada de Internet probé suerte y así empecé a publicar en Estados Unidos. Eso fue en el 2000. Entonces me reencontré con la historieta, que para mí había sido como una niña que siempre me gustó, pero que nunca me había dado mucha bola. Yo estaba casado con la arquitectura, pero la historieta empezó a interesarse en mí y a poner en peligro mi matrimonio. Y cuando empezó a tomar preeminencia, me quedó la cagada. Yo tengo serios problemas de autoapreciación, nunca creo que lo que dibujo está bien, pero sabía que si quería quebrar eso, tenía que dedicarle más tiempo. Cuando lo digo, no me entienden y piensan que me estoy tirando para abajo. Yo no soy tan bueno. Para que las huevadas me queden bien, como me quedan, tengo que ponerles “ene” tiempo y “cráneo”. Entonces, siendo arquitecto, estaba trabajando ocho horas diarias y sentía que no le estaba dedicando lo suficiente a la historieta. Finalmente, como a los 40 años, ya casado, con hijos y pagando el dividendo de este departamento, estando en la oficina lo único que quería era que llegaran las seis de la tarde y el fin de semana. Entonces me quedó la cagada cuando me di cuenta que lo que quería era morirme. Quería que la vida pasara rápido. ¡Y esa huevada es horrible! Así que, el 2003, decidí dedicarme exclusivamente a hacer historietas. Aunque lo hablé con la Carmen primero (su esposa).

Gonzalo Martínez 014

Y no te arrepientes de esa decisión.

Gonzalo: No, no me arrepiento para nada. Para nada, para nada. Aunque después de haberme decidido pasamos años horribles en términos de plata. ¡Mal! Muy mal. Pero sobrevivimos. Me ayudó en parte que cuando avisé en la oficina en la que estaba trabajando (como arquitecto), les dije que no quería llegar al día de mi muerte arrepintiéndome de no haber hecho lo que yo amaba, me dijeron que no me preocupara, que me iban a despedir. Pero la plata que me dieron por eso me duró muy poco. Entonces el otro día, cuando estaba ordenando unos dibujos originales, pensé que si yo mismo me hubiera aconsejado en ese momento, a la luz de lo que podría ser, no lo hubiera hecho. Pero, por otro lado, fue la bendición de la ignorancia. Si no lo hubiera hecho capaz que ahora fuera un amargado.

¿Qué hiciste después de ese mal momento?

Gonzalo: Ese año, como veía que no pasaba nada de nada, me gasté los últimos cartuchos en ir a la ComicCon de San Diego (Estados Unidos) a buscar pega. Gran error, pero no me arrepiento tampoco. ¡Llegué más deprimido! Y es que en realidad es súper difícil buscar pega en San Diego. Mis contactos eran chiquititos y uno de esos me sirvió para hacer otra huevada en la que realmente no gané mucha plata, pero que me ayudó a desarrollar mis capacidades. Randy Stradley de Dark Horse Comics (editorial estadounidense) revisó mis cosas esa vez, me dijo que estaban bien, me dio su tarjeta… pero nunca más supe de él (risas). Le escribí y todo, y nunca respondió. Así que llegué acá muy deprimido. Después la cosa empezó a andar de a poco; puedo decir que recién hace tres o cuatro años estoy establecido.

Gonzalo Martínez 011

Muchos reconocen que “Road Story” (Alfaguara, 2007), escrita por Alberto Fuguet y dibujada por ti, fue el puntapié inicial para el actual auge de la narrativa gráfica chilena. ¿Tú crees  que marcó un antes y un después en la escena nacional?

Gonzalo: ¡Puta, no sé! Yo no puedo andar diciendo esas huevadas porque en realidad no lo sé. Pero para mí sí. A pesar de que ya había publicado en Estados Unidos, que es donde se supone que te ponen el sello de calidad, cuando hice “Road Story” sentí que había hecho algo de lo que estaba realmente orgulloso. Tiene un montón de ripios y yo soy el primero que los ve, pero se logró algo redondo, con una verdadera propuesta artística.

Un par de años después, en 2009, fundaste NGI (Agrupación chilena de Narrativa Gráfica e Ilustración), junto al guionista Felipe Benavides y el colorista Kóte Carvajal. ¿Qué significó NGI para tu carrera?

Gonzalo: Para mi carrera, nada (risas). O sea, significó un retraso en mi carrera, digamos. Aunque yo fui el que menos trabajo le puso. El Kóte y el Flint (Benavides) le pusieron mucho trabajo encima. Entonces, claro, mi carrera como dibujante se retrasó, pero no me estoy quejando. Eso era algo que nosotros sabíamos que iba a pasar. Como te dije, yo necesito dedicarle tiempo y neuronas a mis proyectos. NGI surgió porque, con el Kóte y el Flint, pensamos que teníamos que hacer algo. Puede que ahora diga algo por lo que me van a odiar, pero… Sentimos que en ese momento la historieta chilena estaba recibiendo atención y apoyo de parte de los medios, del Estado, de las instituciones y de los críticos… y hacer historieta rasca es súper fácil. Y yo, que he publicado historietas desde el 87, tenía miedo que pasara eso. La gente piensa que hacer historieta es súper fácil, porque en realidad no se necesita mucho. Para las novelas, existe toda una industria preparada para saber si vale la pena publicarlas o no. En el caso de las historietas, no. Entonces, había que hacer algo que estableciera ciertos cánones. Además, gracias a ProChile, trajimos a editores internacionales, con una producción constante y de calidad, para que hablaran de sus trabajos y evaluaran trabajos también. Yo creo que eso fue nuestro aporte más grande.

Gonzalo Martínez 017

¿Quedaste satisfecho con el trabajo que se hizo en NGI?

Gonzalo: Sí, súper satisfecho. Súper satisfecho.

¿Cumpliste con tus expectativas personales entonces?

Gonzalo: Sí. Yo creo que los temores que tenía se disiparon. Ahora se ve que hay una calidad súper pareja, súper buena. Hay distintas aproximaciones artísticas, se tocan distintos tópicos; hay mucha variedad.

Gonzalo, se dice que un periodista debe buscar la veracidad, la objetividad y el respeto de sus fuentes. ¿Qué valores debe buscar un dibujante de cómics?

Gonzalo: Yo soy de los que piensa que la historieta es un arte. Y cada artista sabrá lo que busca. Yo sé lo que busco yo… más o menos.

¿Qué buscas tú entonces?

Gonzalo: Ehm… (hace una pausa). Mira, yo quedé tan marcado por esa niñez leyendo historietas y por la cultura “historietística” que me rodeaba, que yo, en mi alma digamos, tengo un ideal de historieta. Tiene ciertas características, pero no te las puedo decir porque es como una sombra, un ideal platónico. Yo veo la sombra de lo que quiero, no lo tengo muy claro; pero eso es lo que busco.

Gonzalo Martínez 021

De todo lo que está ocurriendo ahora en Chile en términos de historieta, ¿qué cosas te sorprenden o cuáles creíste que nunca pasarían en el país?

Gonzalo: A ver, yo puedo hablar por mí y por mi entorno no más. Lo que me gusta, pero no me sorprende porque yo ya sabía que existía, es la calidad. Hay gente que hace cosas de muy buena calidad. Lo que sí me sorprende es… a ver, el otro día conversaba de esto con Pancho (el guionista Francisco Ortega). A él lo persiguen de editoriales para hacer proyectos y Pancho no tiene tiempo. Hay interés en publicar cosas, mucho interés. Antes, en los 80, uno le rogaba a las editoriales para que te pescaran y ahora es al revés. ¡Y eso lo encuentro la raja! Otro ejemplo: a Pancho lo llamó Codelco para crear la historieta “Cobre”. Si a Codelco se le hubiera ocurrido hacer esa historieta hace cuatro años atrás habrían contratado al sobrino del jefe que hace historietas. Ahora no. Ahora, probablemente se preguntaron quién hace historietas en Chile y por eso llamaron a Pancho. Yo creo que no muchos han reparado en ese detalle y lo encuentro la raja. El que se sepa a quién hay que llamar para que la cuestión quede bien es un avance increíble. Todavía no hay una industria, en el sentido de que los creadores de historietas no pueden vivir de eso, pero los escritores tampoco viven de sus novelas. Y eso no pasa sólo en Chile, sino que en muchos otros países. Yo admiro mucho, por ejemplo, a Rodrigo Elgueta (dibujante de la novela gráfica “El origen”), que tiene un trabajo de nueve a siete y que además tiene una producción de historietas que… yo no podría hacer. Creo que estamos en un momento súper bueno y tenemos que ponerle harta atención a lo que está pasando.

Muchas gracias, Gonzalo. Ha terminado la entrevista.

Gonzalo: Ah, estupendo. Ahora conversemos de otra cosa…

Gonzalo Martínez 008

cropped-mg_fa_1.jpg

Anuncios

2 pensamientos en “Gonzalo Martínez: “La historieta es parte de nuestra cultura y no nos damos cuenta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s