Marco Rauch: “Nosotros buscamos ampliar el mercado y eso es lo que nos define como editorial”

Texto: Carlos Andueza Fotografías: Camilo Mendoza

Marco 001 (Web)

Marco Rauch es un porfiado. Así se define a sí mismo el director y fundador de Mythica Ediciones, editorial chilena dedicada a la publicación de narrativa gráfica local. Porfiado porque, en primer lugar, levantó una editorial de cómics cuando todos le decían que era “una locura”, pues se suponía que el cómic en Chile ya estaba muerto. Corría el año 2007 y Marco ya tenía lista su primera novela gráfica. Un año después, Mythica comenzó a operar como editorial de manera oficial. Y fue porfiado, también, porque quiso que su primera publicación fuera la segunda parte de una saga: “Crónicas de Mythica. Tomo II“.

“La porfía es mi gran defecto y virtud a la vez, lo reconocen tanto mis amigos como mis detractores”, asegura Marco. Y es que no es de extrañar que un hombre tan llevado de sus ideas sume enemistades en su camino. Sus críticas públicas, ácidas y directas al ambiente gráfico nacional tampoco ayudan a contrarrestarlas. Sin embargo, polémicas aparte, Marco Rauch ha logrado levantar un exitoso proyecto editorial. Entre sus títulos se cuentan: “Acceso”, “Celeste Buenaventura”, “Manuel de Fuentesanta”, “e-Dem” y “Zombies en La Moneda”, su saga más popular. Sus publicaciones más recientes son “La mano izquierda”, “Mundo mágico” y “Corazón de tinta”, un libro recopilatorio de la obra del dibujante chileno Eduardo de la Barra.

Marco Rauch conversó con Mesa Gráfica acerca de los objetivos de su editorial, de la competencia nacional e internacional en el circuito gráfico local y sobre lo que él cree que debería hacerse para que vuelva a surgir una industria del cómic en Chile.

Marco 010 (Web)

Marco, me comentabas que la fundación de Mythica Ediciones se realizó durante un momento crítico, durante el cual muchos decían que el cómic chileno ya estaba muerto. ¿Han cambiado los objetivos originales de tu editorial ahora que la narrativa gráfica en nuestro país pasa por un momento positivo?

Marco Rauch: No, fíjate que no han cambiado, porque si bien se han logrado algunas cosas, la más importante aún no se da de forma plena. Nuestro objetivo básico es hacer que muchas personas lean cómics. Nosotros buscamos ampliar el mercado y eso es lo que nos define como editorial. Otros objetivos han cambiado, dependiendo de las historias que vamos contando. Pero el principal, no. “Zombies en La Moneda” es el mejor ejemplo de esa línea editorial, y no son palabras mías. Cuando le dije a Daniel (Hernández) de Shazam Cómics (tienda especializada en narrativa gráfica) que el sexto tomo de la saga sería el final, me dijo: “¡No! ¡No la termines! ¡“Zombies en La Moneda” funciona!”. Él me dice que hay gente que él no conoce y que van a la tienda a pedir ese cómic. Eso es lo que buscábamos. A “Zombies en La Moneda” lo han criticado mucho: que es vacío, comercial, chanta… le han dicho muchas cosas. Pero cumplió, y está cumpliendo, nuestro objetivo. Mucha más gente lee y habla de cómics. Por ejemplo, el volumen compilatorio de la saga “Zombies en La Moneda”, que reúne los tres primeros tomos de la historia, ya va en su cuarta edición. Y las ventas de todos los tomos suman 8 mil ejemplares, en cinco años de trabajo. Lo cual, para un cómic en Chile, es muy bueno.

¿Qué es lo que tiene que decir un guionista o un dibujante para convencerte para que publiques sus trabajos en Mythica Ediciones? ¿En qué te fijas cuando te presentan un proyecto?

Marco: En la historia. La historia es importantísima. Yo, sin falsa modestia, me considero uno de los precursores del movimiento que busca mejorar las historias de los cómics. ¿Por qué? Porque yo empecé a hacer ruido en prensa con el tema de incluir a Francisco Ortega, Jorge Baradit o Roberto Ampuero en los cómics. Yo empecé a armar proyectos como (las novelas gráficas) “1899” o “Policía del Karma”. Yo no soy autor de esos proyectos, pero en su momento fue un catalizador. Me gusta eso, juntar personas. Después, por otras razones, “1899” se fue a editorial Norma y “Policía del Karma” a Ediciones B, lo cual contó con mi aprobación absoluta. Yo siempre me he reconocido como una editorial chica, y si uno de mis proyectos se lo lleva una editorial grande, ¡bien! porque yo no podría ayudar de la misma manera. Pero vuelvo a la pregunta. Me fijo en la historia. La historia tiene que ser entendible por cualquier persona y no solamente por los que leen cómics. Tiene que ser atrapante. Yo, más que editor, soy lector de cómics. Y no sólo de cómics, sino de narrativa en general, entonces creo tener cierto criterio para saber cuándo una historia atrapa o no.  Aunque, claro, lo que me atrapa a mí no necesariamente te va a atrapar a ti, pero al menos sé qué historias podrían atrapar a las personas que leen como yo. Y sé que somos… medianamente bastantes. Yo al menos ya no escribo historias demasiado enrevesadas o complicadas, porque “Crónicas de Mythica” me lo demostró. Es una historia que me gusta mucho, pero es muy compleja. “Crónicas de Mythica” es una ópera en cómic.

Marco 002 (Web)

Y en ese sentido, ¿qué temáticas no entrarían en la línea editorial de Mythica Ediciones?

Marco: Nada que sea exclusivamente para adultos. O sea, no puede haber sexo explícito o violencia gratuita.

Pero la novela gráfica “e-Dem” (2012) es de temática adulta.

Marco: Claro. La diferencia está en que “e-Dem” lo dice afuera, en su portada: “Sólo para adultos”.

¿Es una excepción entonces?

Marco: Es una excepción. Una excepción basada justamente en la historia. La historia es mucho más que sólo sexo explícito. De hecho, no tiene sexo explícito… es muy mínimo, digamos. Pero, ¿por qué “e-Dem” se transformó en una excepción? Por su historia. Su historia es muy potente. Lo que se ha visto en el primer tomo es lo mínimo. También, el trabajo de Cristián Montes es espectacular y poco visto en el mercado chileno. Además, estaba el deseo de que Mythica diera un paso más. Si te fijas, las primeras publicaciones de Mythica eran mucho más básicas que “e-Dem”. De a poco hemos ido creciendo. Yo, cuando conocí a Cristián, le di el mismo discurso que te digo ahora: “soy una editorial chica, tu trabajo me fascina pero no tengo la plata para publicarlo. Si la tuviera, encantado”. Pero él me comprendió y me dijo que apoyaba lo que Mythica estaba haciendo, así que hicimos un modelo de inversión que para Mythica sí era alcanzable.

Marco 012 (Web)

¿Y vas a continuar publicando la serie “e-Dem”?

Marco: Claro, pero como es un producto caro de hacer, no se puede publicar más de un tomo al año. Además, por el costo de producción, “e-Dem” es un libro que no puede valer menos de $12 mil, entonces es un libro más lento de vender. Pero se vende bien, ha tenido muy buena acogida. Ahora, para el segundo tomo de “e-Dem”, estamos buscando un modelo de crowdfunding (financiamiento colectivo) para poder realizarlo. Y a los que colaboren les vamos a ofrecer el primer tomo como recompensa. Como la gente ya ha visto el primer volumen, sabe en lo que va colaborar. Lo ideal sería que saliera publicado el 2014.

Desde la fundación de Mythica Ediciones han surgido otras editoriales dedicadas exclusivamente a la narrativa gráfica, como Arcano IV, Visuales, Tabula Rasa, por nombrar algunas. Esa competencia, ¿ha afectado las ventas de Mythica?

Marco: No. Lo bueno que tiene la competencia es que, al mirar al otro, uno quiere ser mejor. Y eso es bueno. Si Arcano IV saca un tomo de tal calidad, yo no quiero ser menos. Pero ese “no quiero ser menos” quiero que se entienda como algo positivo. Esa es la esencia de la competencia. A nivel de ventas, no nos han afectado, porque afortunadamente las editoriales se han diferenciado bien. Arcano IV, por ejemplo, tiene una línea editorial distinta, que no se ha topado con lo que hace Mythica. Las ventas de “Zombies en La Moneda”, por ponerte un caso, nunca han bajado porque existan otras editoriales. Entonces, hasta el momento, la competencia nacional no me ha significado un daño. Sin embargo, en la última ComicCon se empezó a notar algo que yo venía diciendo desde hace mucho tiempo a quién me lo preguntara. En ese evento había muchos stands con cómics chilenos, pero también varios con cómics extranjeros, como los stands de Bazinga, Shazam Cómics o Unlimited. Sobre todo, Unlimited (editorial que pertenece al Grupo Copesa). Cuando llegó Unlimited a los kioscos chilenos, con sus cómics de bajo costo, como lector me alegré, pero como productor de cómics… se me complicó la cosa. Yo intenté vender en kioscos, para probar, pero me di cuenta que ese tipo de distribución requiere una espalda financiera enorme. El monopolio que tienen los distribuidores en kioscos es sangriento, un tiburón comercial. Y en conclusión, se está haciendo mucho cómic chileno, mucho más de lo que la gente lee, y eso es un peligro. Muchos me han dicho pájaro de mal agüero por decir eso, pero yo creo que es verdad. A mí no me gustaría que Arcano IV o Tabula Rasa cerraran…

Marco 009 (Web)

¿Cómo crees tú que se debería enfrentar el peligro que mencionas? ¿Qué se debe hacer para que la gente lea cómics chilenos?

Marco: En un mundo de Bilz y Pap, donde todos fuéramos amigos, deberíamos crear entre todos buenas historias. Eso en primer lugar. Después deberíamos conseguir mejor difusión. Pero eso sería en un mundo de Bilz y Pap. Si fallamos en las historias, deberíamos hacer una comisión de historias. Fallamos en la difusión, hagamos una comisión de difusión. Fallamos en eventos, entonces hagamos una comisión para eventos. Los productores se eventos deberían juntarse y apoyarse, y hacer un solo gran evento al año, pero bueno. O cuatro al año. Pero buenos. Los editores deberían juntarse y discutir los contenidos. Recuerdo que, cuando empecé Mythica, en la página web de la editorial yo escribía mucho sobre otros cómics, no solamente de los de Mythica. Siempre escribía sobre cómics nacionales, nunca extranjeros. Y un amigo al que yo quiero mucho un día me dijo: “Pero Marco, no puedes hacer eso. Es como si el Jumbo le hiciera publicidad al Líder”. Le dije que él sabía que yo quería más cómics en Chile y que, como lector, me alegra cuando salen más números de “Mortis”, “El gran guarén”, o “Caleuche”. Pero él insistió, y como yo lo quiero harto, le hice caso. ¿El resultado? Las visitas al sitio web bajaron considerablemente. Pero yo quería que la gente entrara a la web, porque ahí tengo la vitrina de venta. Entonces, a través de esa estrategia yo buscaba ambas cosas: que la gente entrara a la página y así apoyar al cómic chileno. Te insisto, la gente que no me quiere, no me cree. Mi idea es apoyar al cómic chileno, sin apellidos. Por eso es que ahora he vuelto a hacerlo. He vuelto a aplaudir a otras editoriales. No tengo problemas con eso. Y por eso no quiero, no me gustaría, que ninguna editorial chilena de cómic cierre.

Marco 011 (Web)

Tú dices que una colaboración conjunta sería lo ideal. Pero, ¿qué pasa con el apoyo del Gobierno? La selección 2012 de Fondos de Cultura tuvo un aumento del 179% respecto al financiamiento otorgado a la narrativa gráfica durante 2011. Tal aumento se debió también al hecho de que había más proyectos de cómics y libros ilustrados. Sin embargo, ¿crees necesario que el Gobierno apoye la narrativa gráfica local de una forma distinta, aparte de los fondos?

Marco: Mira, para mí el tema de los fondos estatales ha sido bien complicado porque me ha traído tanto beneficios como perjuicios. Ahora, mirando con perspectiva, creo que los cambios que ha habido en los fondos, durante estas últimas dos versiones, han sido buenos. El pero está en que se dan cosas negativas, como los proyectos que pretenden que el fondo otorgado pague todas las colaboraciones dentro de la línea de producción de un cómic. Entonces, los dibujantes cobran caro, los coloristas cobran caro, ¡todos cobran caro! Y lo hacen para pagarse del fondo. Una vez impreso el libro… si te he visto, no me acuerdo. No les interesa lo que pase con el libro. No hay apoyo, o es mínimo. Entonces, ese tipo de gente hace que esos fondos sean negativos. ¿Por qué? Porque la parte de la producción ya está pagada, pero la difusión no. Y a ellos no les interesa. No están ni ahí con que se venda o no, porque ya les pagaron. A diferencia de lo que yo hice con los fondos que me gané. Yo les decía a los participantes que se les iba a pagar una parte de su trabajo con platas del fondo y la otra con el dinero de las ventas del libro. En algunos casos aceptaron, y en otros no. Creo que hoy el apoyo no debería venir tanto de los fondos del Gobierno, porque lo que están haciendo está bien. El apoyo debería venir más desde la empresa privada, como lo que hizo Codelco con Francisco Ortega y Nelson Daniel, al pedirles crear el cómic de superhéroes “Cobre”. Pero ellos ya son nombres, tienen su prestigio ganado. En cambio, “Sewellman, el hombre de cobre” también es un personaje ligado a ese mineral, lleva más de veinte años trabajándose y ha tenido muy poca difusión. Recién ahora, en los últimos meses, ganó un apoyo del gobierno regional de la zona del Maule para sacar un libro impreso. A mi amigo, Alonso Salazar, creador de Sewellman, le ha costado veinte años de trabajo para que una entidad regional le pase plata para su proyecto. ¿Es muy utópico, o fantasioso, pensar que alguna vez alguien como Ortega, Daniel o (Jorge) Baradit pueda apadrinar y apoyar a alguien como Alonso Salazar, alguien talentoso pero que no conoce nadie? O, como decía el comercial, ¿es muy tonto lo que estoy diciendo? A lo mejor soy yo el fallado. A lo mejor soy yo el que sueña mucho. El tema, creo, es que nos estaría faltando mayor cooperación entre colegas para mejorar la situación. Si antes había industria del cómic en Chile, ¿por qué ahora no puede haberla?

Marco 005 (Web)

¿Y en comparación a otros países de Latinoamérica, cómo ves la situación actual del cómic en Chile? Mythica Ediciones estuvo presente en la Feria del Libro de Guadalajara, llevada a cabo en diciembre pasado. ¿Qué diferencias pudiste notar allá en México entre los artistas de cómics chilenos y artistas de otros países del continente?

Marco: Mira, Argentina, ponte tú, aunque se podría pensar lo contrario, está en un momento muy similar al nuestro. Hace tiempo ya que Argentina dejó de ser la potencia comiquera que fue. Allá, un cómic que venda más de mil ejemplares es un boom increíble. Igual que acá. Ellos ya no hacen ediciones de 50 mil ejemplares. Y aunque no tiene que ver con lo que vi en Guadalajara, quiero mencionar lo que pasa en Brasil. Yo viví allá un año, durante 2003. Brasil es una muy buena potencia y un muy buen mercado para el cómic. Un mercado no explorado. Es por eso que a mí me da entre risa y pena la gente del cómic que dice preferir trabajar con Estados Unidos o Europa. A lo mejor es malo lo que estoy diciendo, porque quizás otra editorial más pilla y con más plata se va a ir a Brasil y me va a ganar el quien vive. Pero no importa. De verdad te lo digo, no importa. Entonces, yo creo que en Latinoamérica el movimiento del cómic está bastante parejo con lo que está pasando en Chile. Las preguntas son: ¿Cómo encontrar más mercado?  Y, ¿cómo hacer que más gente lea cómics?

Marco 018 (Web)

cropped-mg_fa_1.jpg

Anuncios

6 pensamientos en “Marco Rauch: “Nosotros buscamos ampliar el mercado y eso es lo que nos define como editorial”

  1. Me sonaba vago el nombre de Marco Rauch, creo que se lo había escuchado nombrar a algún amigo, pero no sabía que el estaba detrás de tanto trabajo. Por lo general no leo muchos cómics (los que llegan a mis manos tienen mucha testosterona, así que tiendo a pasar xD) pero Zombies en la Moneda es la raja, y no tenía idea que él era quien llevaba esa editorial. A veces le robo a mi pololo 1899 y alguna vez pude hojear Karma Police, entonces ver a Marco relacionado con esos títulos (muy buenos, por cierto) que llegan a todo el mundo y no sólo a lectores habituales de cómic no es menor, ¡es una gran pega!.

    • Sí, llevar una editorial debe exigir una gran cantidad de trabajo. Es realmente admirable.
      Aunque, Coté, tengo entendido que Marco estuvo involucrado sólo de manera preliminar con “1899” y “Policía del Karma”, pues esos títulos son ahora de otras editoriales.
      Como siempre, gracias por comentar! 🙂

  2. Gracias por tus palabras, Coté. Son muy estimulantes.

    Carlos, “1899” fue un proyecto que presenté junto a Ortega y Dániel, a los Fondos del Libro y quedó en Lista de Espera. Luego de eso, se lo llevé a Sergio Gómez (en aquel entonces, editor en Norma) y … el resto es historia. “Polícía del Karma” fue la obra que Baradit me propuso llevar al cómic cuando hablamos de que se introdujera en este mundo, porque lo tenía en barbecho desde hace años. Incluso había otro dibujante antes de Cáceres, hasta que convencims a Martín, con quien lo había estado boceteando al principio y del que se había restado (por razones personales). Luego apareció el interés de Ediciones B y … el resto es historia, again.

  3. Sin duda, Marco fue uno de los impulsos importantes para dar el paso definitivo en la profesionalización de nuestra editorial Tabula Rasa y por ello siempre estaremos agradecidos. Esperamos que siga haciendo su trabajo por largo rato, a punta de tesón, afecto y por qué no, porfía. Un abrazo para él y gracias por compartir sus ideas y experiencia con todos. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s