Cecilia Toro: “Mi fuerte es la plasticina, pero mis intereses son muy amplios y ojalá se sigan ampliando”

Texto: Carlos Andueza Fotografías: Camilo Mendoza

Cecilia Toro 08 (Web)

Le dicen “la plastiniña”. Cecilia Toro estudió Diseño de Vestuario, pero al poco tiempo de egresar de su carrera se dedicó a modelar figuras con plasticina. “Y desde que empecé, no paré más”, asegura. Como pocos, ha construido una carrera profesional en base a un juego de niños, pero un juego que se toma muy en serio.

Cecilia  ha colaborado en numerosas producciones audiovisuales, principalmente cortometrajes realizados con la técnica del stop motion, en los que sus creaciones de plasticina han cobrado vida a través del movimiento.  Entre ellos se cuentan la serie “Enetenetu” y la campaña de valores familiares “El Ogro y el Pollo”, ambas para TVN. Trabajó también en el diario El Mercurio ilustrando los suplementos Timón y Zona de Contacto con sus figuras maleables. Ahora, además, es parte del colectivo mexicano de ilustración El Ilustradero, que cada año busca integrar nuevos talentos latinoamericanos.

Pero, ¿es ilustración lo que hace Cecilia? “Sí”, dice ella, “ilustración corpórea o dimensional”. Mesa Gráfica entró en el “plastiestudio” de esta diseñadora de personajes chilena y pudimos ver -y fotografiar- de cerca sus creaciones. Cecilia nos explicó el proceso detrás de sus figuras y nos confesó, entre otras cosas, que algún día sueña con tener su propia línea de juguetes. Todo eso y más, a continuación.

Cecilia Toro 17 (Web)

Cecilia, ¿qué tipo de plasticina utilizas para hacer tus figuras? ¿Es una plasticina especial?

Cecilia Toro: Jovi Rhein.

Ah, es plasticina común y corriente.

Cecilia: Sí, común y corriente. Hay plasticinas especiales, pero yo no las utilizo porque aprendí con estas normales.

¿Y cómo las conservas? Porque mantienes tus figuras muy limpias. Y, bueno, cuando uno era chico y jugaba con plasticina, ésta se ensuciaba al tiro.

Cecilia: Sí, efectivamente resiste muy poco, pero eso es lo bonito del material. Dura sólo un instante y es muy frágil. Mucha gente se obsesiona y me pregunta lo mismo que me preguntas tú, pero es así, no dura nada y cada vez que se anima, se rompe. Cada vez que uno la toca, se marca; pero uno tiene que aprender a lidiar con eso, porque no hay solución. Una solución sería usar otros materiales como látex o silicona. Pero a mí me interesa la fragilidad de la plasticina, he aprendido a comprenderla.

¿Y qué pasa cuando se realiza una animación stop motion (cuadro a cuadro) con plasticina?, ¿existe la preocupación de que no se vea ninguna grieta, ninguna marca en el material?

Cecilia: Eso depende del animador. Algunos se encariñan con la plasticina y no le hacen tanto daño. En las producciones en las que he trabajado hemos tratado la plasticina casi como si fuera plástico y al final se ve perfecta, pero hay otro tipo de animaciones en las que se ven todas las marcas, los cambios y las grietas.

Cecilia Toro 22 (Web)

¿Trabajas con guantes para que el material se vea perfecto?

Cecilia: No, así no más, con mucha paciencia eso sí. Es un trabajo idiota (risas), pero es de apasionados. Más que la técnica o buscar que todo sea liso, nos preocupamos de la expresión del mono. Entonces, sí, nos gusta que quede limpio y lo retocamos, pero lo importante es cómo se mueve, por ejemplo, cuando hicimos la campaña de “El Ogro y el Pollo”, hace cuatro años, nos interesaba que los personajes fueran realmente expresivos y, por eso, utilizamos la plasticina. No hubiéramos conseguido ese efecto con otros materiales. Uno tiene que buscar un balance y encariñarse con el material. Yo hago clases de stop motion en la universidad y lo que más me preguntan los alumnos es: “¿Cómo hago para que la plasticina no se marque?”. “No, loco, ¡se va a marcar siempre!, acostúmbrate a eso”, les digo yo. Son los costos que tienen algunas cosas. Como que la comida se pueda quemar en el horno. Con la plasticina pasa lo mismo, es frágil y hay que vigilarla.

Me llama la atención el hecho de que para una animación como las que has hecho, que duran treinta segundos o menos, el equipo realizador tenga que trabajar alrededor de un mes para llevarla a cabo. Supongo que ustedes deben estar predispuestos a eso, pero ¿logran acostumbrarse a ese modo de trabajo?

Cecilia: Es desesperante (risas). Sí, por un lado. Por el otro, uno nunca deja de sorprenderse. Es raro eso. Yo debo llevar seis o siete años trabajando en animación y cada vez que veo el mini render de la animación, o sea el primer vistazo, siempre me emociono y se me paran los pelos. Es como: “¡Se está moviendo! ¡No lo puedo creer!”. Eso contrarresta la desesperación, la impaciencia o todo lo que te puede producir el hecho de esperar tanto. Aunque lo que sí nos da pena es ver que cosas de muy buena calidad no tienen espacio o les dan muy malos horarios en la televisión chilena. Por ejemplo, el programa “Horacio y los plasticines”, para el que hicimos dos temporadas, se ve más en Argentina que en Chile. Allá se transmite cuatro veces al día y aquí una vez a la semana y a las ocho de la mañana. En Chile los canales están en otra y no existe un canal infantil que sirva como plataforma para mostrar este tipo de trabajos. Y hay cosas muy buenas. La animación en Chile, al igual que la ilustración, está despegando. Según yo. El último festival de animación que se hizo, el “Chilemonos”, estuvo repleto; mucha concurrencia y mucho work in progress. Los ganadores del premio a la mejor serie animada infantil de esta versión eran puros chicos menores de treinta años. Entonces, yo creo que está todo en ebullición.

Cecilia Toro 15 (Web)

Marcela Trujillo nos confesó en su entrevista algo similar a lo que nos dices tú ahora: que a ella también le encanta la animación y que uno de sus sueños, como dibujante, era ver a sus personajes cobrar vida mediante el movimiento. ¿Qué sientes tú al ver una animación de tus figuras de plasticina?

Cecilia: Como te contaba recién, es algo que no se puede creer: yo no lo puedo creer. Lo miro dos, tres, diez veces y es algo que me sigue emocionando. Incluso, cuando trabajé en un cortometraje de Hugo Covarrubias hice sólo un set, no un personaje, pero ver el set listo, iluminado y animado también me emocionó. Ahora, lo que más me gustaría es ver animada una historia escrita por mí, con mis personajes. Quiero irme por ese lado, empezar a contar mis historias. Es lo que más me gustaría. Incluso podría ser animación 2D. Yo sé que mi fuerte es el stop motion y que la gente me llama por eso, pero creo que cuando se comunica algo, la técnica da lo mismo. Lo otro que me gustaría hacer sería un libro como los de la editorial Froebel Kan, esos clásicos libros de cuentos infantiles ilustrados con muñecos; ahí también se puede lograr la ilusión de movimiento o la apariencia de que el mono está vivo. Porque, en el fondo, el mono está vivo cuando está impreso o al aire, o en una exposición.

Dices que la técnica no importa con tal de que se comunique algo con el material. ¿Qué es lo que te interesa transmitir entonces?

Cecilia: Oh, que amplia la pregunta; depende del caso. Ponte tú, hace poco hice una exposición en el museo Artequin (Quinta Normal) y se llenó de niños: todos estaban pegados a las vitrinas viendo los monos. Entonces, claro, es bacán que vean mis monos en la tele, pero que los vean en un museo… me rompió el corazón, quedé loca. Y los niños me preguntaban: “¿Yo podría hacer este mono?”. Con esa pregunta, todo me hizo sentido. Yo les decía que obvio que pueden hacerlos, y me preguntaban que con qué plasticina los había hecho y yo les decía que con la misma que con la que juegan ellos. Y se entusiasmaban y reconocían a los personajes. Entonces me dije que por ahí iba la cosa, eso era lo que quería transmitir. Esto puede sonar mala onda, pero muchos ilustradores quieren hacer algo taquilla, algo choro, pero yo no, yo soy de otro perfil. Que uno de mis monos pueda estar en lugares tan distintos como el Artequin, en una sala de exposición o en un cortometraje en el cine, eso es lo que realmente me apasiona. ¡Que se despeguen de la tele! (risas).

Cecilia Toro 09 (Web)

Pero también has trabajado en televisión y has logrado transmitir mensajes positivos a los televidentes, especialmente a los niños, mediante tus personajes, ¿no crees que también es importante entregar valores por ese medio de comunicación?

Cecilia: Ah, claro, por supuesto. Cuando digo que se despeguen de la tele es sólo mi opinión, pero en el fondo, el haber trabajado en una campaña como “El Ogro y el Pollo” fue un honor: los chiquillos de la productora Zumbástico hicieron televisión de calidad. Entonces, si hay que hacer algo bien y transmitir buenos valores a la gente, la televisión es el medio indicado. Yo creo que si uno es optimista se puede hacer una televisión de muy buena calidad, es cosa de tener las ganas no más. Yo estoy muy orgullosa de haber trabajado en esa campaña y de haberlo hecho con un gran equipo de personas, entre guionistas, animadores, productores, etcétera. El mismo Hugo Covarrubias animó los monos y eso es la otra mitad de la pega. Pero, además, el trabajo de los guionistas fue muy bueno. Esa campaña venía de los 80, cuando la dirigió Andrés Wood, y estaba protagonizada por un abusador y un abusado. Pollo era un personaje al que le hacían bullying y cuando la campaña se hizo de nuevo eso se cambió, para que en el fondo el mensaje fuera más constructivo.

¿Recuerdas haber visto una animación hecha en stop motion que te haya cautivado de niña?

Cecilia: ¡Ay, qué buena pregunta! ¡Juanito Escarcha! En los 80 dieron esa película todas las Navidades y era un stop motion checo, aunque no estoy segura. Era súper siniestro, pero yo la rayaba. Pero los libros que más me marcaron fueron los que te digo de la editorial Froebel Kan, con tapa 3D y con ilustraciones corpóreas. Todo el mundo se acuerda de esos libros, así que yo creo que algo tienen. De hecho, cuando entré a trabajar a El Mercurio, esa era la idea general de la dirección de arte del suplemento en el que estaba. Nos preguntaron si nos acordábamos de esos libros y trabajamos de forma similar. Esa fue idea de Gonzalo Maza, que era el editor de los suplementos Zona de Contacto y Timón en ese tiempo (2003). Entonces, esa fue la línea para trabajar y ahí fue cuando me dije: algo pasa con ese tipo de libros, porque yo también los recordaba desde muy chica.

Cecilia Toro 01 (Web)

Cecilia, tú eres diseñadora de vestuario, directora de arte, diseñadora de personajes, un poco animadora e ilustradora. Varios de los entrevistados que hemos tenido en Mesa Gráfica hacen muchas cosas, al igual que tú, ¿crees que uno puede cambiar de rumbo cuando se lo proponga?

Cecilia: Uno puede cambiar de rumbo a cada instante y después volver a lo que hacía antes. A mí me interesa explorar distintas cosas, por ejemplo, escribir, como te contaba. Mira, mi fuerte es la plasticina, pero ilustré un libro que escribió Sofía Otero y ahora quiero escribir uno e ilustrarlo. Entonces mis intereses son muy amplios y ojalá se sigan ampliando. Sueño con sacar una línea de juguetes también. Después puedo volver a la plasticina sin problemas. Yo creo que uno debe ir por la vida visitando sus distintas casillas, para no aburrirse y aprender un poco más de… todo.

El proceso de una ilustración dibujada es más popular que el proceso de realizar una figura o personaje en plasticina. ¿Podrías hacer una comparación entre ambos procesos? 

Cecilia: Yo creo que la similitud es total hasta el 80% del proceso. La diferencia viene al final, cuando se cambia de material. Se piensan igual y se planifican de modo similar también: cuando uno llena una croquera de bocetos. Yo trabajo mucho boceteando. Creo que en el momento en el que un ilustrador digital, por ejemplo, toma su tableta, yo tomo la plasticina; en ese momento se da la diferencia. Cuando ya tengo listo el mono de plasticina, lo fotografío y retoco esa imagen de manera digital. Pero, como te decía, creo que el proceso es muy similar hasta casi el final. Por eso valoro harto la planificación del mono, porque soy bastante rápida para confeccionar las figuras. La única técnica que uso es apretar más o menos la plasticina. Y bueno, también voy dibujando el contorno del mono en mi mente, porque, en el fondo, esto es como dibujar, pero tridimensionalmente. Pero el mono lo he dibujado en papel mil veces antes de hacerlo en plasticina. Las figuras que más me han gustado, son las que más he dibujado en papel. Yo dibujo mucho, y de toda la vida, es algo que viene de fábrica o por defecto en mí. Para mí el dibujo es la herramienta que ocupo para planificar… aunque no sé si decir planificar, porque eso es muy frío, pero es lo que uso para traspasar la idea que tengo en la cabeza al papel. También he hecho figuras sin dibujarlas antes, y las he logrado, pero disfruto mucho el hacer bocetos.

Cecilia Toro 14 (Web)

¿Consideras, entonces, que tus figuras de plasticina son ilustraciones en 3D?

Cecilia: Sí, ilustraciones corpóreas o ilustración dimensional.

¿Así les dices tú o son los nombres oficiales?

Cecilia: Yo le copié el concepto a los ilustradores dimensionales que trabajan afuera. En Nueva York hay una asociación de ilustradores dimensionales. Es rídiculo (risas). Y así me di cuenta que a ésto se le podía llamar ilustración dimensional. Por ahí tengo un catálogo; hay como cien locos que hacen ésto. Acá, yo creo que somos muy pocos, pero, ojalá, que cada vez haya más.

Pero las fotografías de esas figuras de plasticina también se consideran ilustraciones. Fotoilustraciones, como expones en tu sitio web.

Cecilia: Sí, es la otra mitad. Porque se le puede hacer un fondo o iluminar con distintos colores, con distintos filtros. Y eso, al final, es como el trabajo que se hace con Photoshop.

Son técnicas muy diferentes y que llegan al público de manera muy distinta, pero las utilizas todas como tus plataformas creativas. Me surge la duda ahora: ¿qué es ilustrar para ti?

Cecilia: ¡Oh, con esa pregunta me mataste! ¡Qué difícil! A ver, uniéndolo con lo que estábamos hablando recién… Yo creo que a uno le aparecen ideas en la cabeza. No es que uno las cree, a uno le llegan. Y cuando uno está preparado para que le lleguen, le llegan más seguido y con mayor fluidez. Entonces, el ilustrador es el que logra sacar eso que tiene en la cabeza hacia el exterior: puede ser con una foto, una ilustración digital, una pintura o una acuarela. Yo creo que eso es la ilustración. A todo el mundo se le aparecen imágenes en la cabeza y bajarlas de ahí es ilustrar. Yo he hecho dibujar a mis papás muchas veces, y son capaces de ilustrar cosas. Cosas locas, pero ilustraciones al fin y al cabo. La gente cuando habla por teléfono dibuja, ilustra. Todos lo hacen cuando cabros chicos y después lo dejan de hacer. Los ilustradores son los que después siguen haciéndolo.

Cecilia Toro 10 (Web)

cropped-mg_fa_1.jpg

Bonus track:

Uno de los videos de la campaña de televisión “El Ogro y el Pollo” (Zumbastico Studios), que busca entregar valores para una vida mejor. En ella, Cecilia diseñó en plasticina a los personajes principales.

Anuncios

19 pensamientos en “Cecilia Toro: “Mi fuerte es la plasticina, pero mis intereses son muy amplios y ojalá se sigan ampliando”

  1. Me emocionó profundamente conocer un poco más de esta genial artista, sus valores creativos y sus ideas. Para mí, es la mejor entrevista que he leído en Mesa Gráfica, a la fecha. No me cierra el concepto de “ilustración tridimensional”, eso sí. Lo encuentro demasiado artificial y artificioso. Su artesanía en el modelado con plasticina no requiere de mayores alambiques para descollar y lo hace de gran manera.

    Saludos.

  2. Gracias a todos! también concuerdo con Marco,en que puede sonar ultra rebuscado “ilustrador dimensional”…es sólo una jugada para estar dentro de la ilustración.Por pegas.Pero de corazón claro que soy una artesana.En Japonés existe la palabra exacta: “Shokunin”: artesanos,aprendices.Un gran abrazo!

  3. Eres un talento gigante Cecil, lejos de las mas talentosas de Chile.
    Me encanta cuando dices “Yo creo que uno debe ir por la vida visitando sus distintas casillas, para no aburrirse y aprender un poco más de… todo.”
    GRANDE CECIL!!!

  4. Hermana mia, cada dia te admiro mas. Porque eres capaz de hacer con plasticina lo que yo nunca he logrado ni siquiera con un lápiz!!!!. Te amo mucho y ,claro, eres bakan.

  5. ¡¡¡Pensar que yo, quería que fueras una “Tecnóloga Médica”. Si hubiese sido así, ¿Quién habría amasado loa Plastilina en el mundo?. Me siento orgulloso de Ti, mi Cecilión. Un besito de tu Padre. Raúl!!!

  6. cecy, me acurdo de tus monitos, cuando eras pequeña,GRANDE CECYSIGUE ADELANTE, Y LOGRARAS TODO LO QUE TE PROPONES. UN BESO NANY,

  7. Ceci….tu trabajo de tantos años da frutos no más!! te felicito y lo que más me gusta es cómo defiendes tu arte y trabajo…muy bien hermana!!

  8. Qué bonito leer esta serie de comentarios de puro apoyo y cariño a alguien que hace lo que realmente ama y lo hace de una forma maravillosa y con gran talento. Me alegra mucho saber que Mesa Gráfica es una plataforma agradable, abierta al diálogo y que ustedes, los lectores, se sienten cómodos y libres de comentar los artículos publicados. ¡Gracias a todos! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s