Ximena Rodríguez y Cristian Docolomansky: “Hay que estudiar el dibujo antes de entintarlo, porque entintar a la rápida es calcar”

Texto: Carlos Andueza Fotografías: Camilo Mendoza

Xime & Doco 039b (Web)

El entintado es uno de los procesos creativos que forman parte de la línea de producción de un cómic. De acuerdo con el libro “The art of comic book inking” (El arte del entintado en los cómics) de Gary Martin, “el principal objetivo del entintador es traducir las líneas de lápiz grafito hechas por el dibujante a líneas de tinta negra reproducibles”. Además, “el entintador determina la apariencia del arte final” de un cómic. A pesar de ello, el entintado es también uno de los oficios del noveno arte más ignorados y subvalorados de manera popular, muchas veces comparado injustamente con el acto de calcar.

En Mesa Gráfica quisimos saber un poco más acerca de este oficio y para eso conversamos con dos entintadores, la chilena Ximena Rodríguez (1986) y el español Cristian Docolomansky (1977). Ella ha colaborado en la novela gráfica “Lado B” (Arcano IV) de Alfredo Rodríguez, en el cómic español “Licarayen” y actualmente trabaja como dibujante y entintadora en el webcómic chileno “Era draconiana” de la editorial Mitómano Cómics. Él, por su parte, fue socio fundador y editor de Dos café y una mesa (blog dedicado a la narrativa gráfica) y ahora es entintador en el webcómic “El Viudo” de la editorial chilena Futuro Esplendor. Además, Cristian trabaja junto al cineasta Nicolás Lorca en un documental que busca registrar el positivo momento por el que pasa el noveno arte en el país. Como datos adicionales, les podemos decir que ambos son fanáticos del rock pesado y que, a continuación, nos ayudarán a derribar algunos mitos en torno al arte de entintar.

Xime & Doco 016 (Web)

Ximena, Cristian, conozcámoslos a ustedes antes que todo. ¿Qué carreras estudiaron y  de qué manera se aproximaron a su trabajo como entintadores de cómics?

Ximena Rodríguez: Estudié Ilustración en el Instituto Profesional Arcos. Un día, durante la carrera, un amigo me dijo que me podía dedicar a las tintas porque soy muy perfeccionista. Soy de esas personas que les gustan mucho los detalles, entonces, trabajando en una página de cómic no demoro tres horas, sino el triple. Soy capaz de trabajar toda la noche con tal de que la página quede súper bien: soy demasiado perfeccionista. Me gustan muchos los detalles del pelo, entonces hago los pelos uno por uno. Si algo no me gusta y creo que no está bien, lo borro todo y empiezo desde el principio, por eso siempre me demoro mucho en trabajar y, por lo mismo, trato de tener siempre todo listo dos días antes de la entrega. Pero soy feliz, te juro. Me encanta. Siempre, siempre quise estudiar ilustración. Antes, estudié ilustración 3D para ver cómo era, pero fui un cero a la izquierda. Así que me cambié de carrera en el mismo instituto y ahí aprendí un poco más sobre cómics. Yo no leo muchos cómics y no conozco a tantos autores, la verdad; a entintadores, muchos menos. Trato de seguir mi propio estilo. No veo las tintas de otros para ver cómo son o qué puedo mejorar. Trabajo libremente, sin referentes. No quiero copiarle a nadie.

Cristian Docolomansky: Yo estudié Diseño Industrial en la Universidad Diego Portales. Mi relación con el dibujo ha sido de toda la vida: mi padre es arquitecto y siempre ha trabajado a la antigua usanza, en un taller gigantesco, utilizando varias capas de papel vegetal, y yo, de pequeño, le robaba papeles para ponerme a calcar portadas de cómics que me gustaban. Después entintaba esos dibujos con sus Rotring estilográficos (lápices de tinta). Él los destruía todos, yo tenía que salir corriendo por mi vida. El tema del entintado siempre me llamó la atención. Me gustaban mucho más los cómics en que los dibujos estaban apoyados por entintadores que los que eran entintados por los mismos dibujantes. Hace tres años me di cuenta que disfrutaba más entintando, manchándome las manos con tinta, haciendo pruebas con pinceles, que dibujando. Me gusta mucho dibujar, pero prefiero entintar. Siempre me gustó lo exagerado del contraste entre el blanco y el negro, y como yo soy un poco extremo para mis cosas, siempre he sentido que me comunico mejor con la tinta que con el lápiz. Además, con el color soy bastante ñurdo.

Algunos cómics son en blanco, negro y distintos tipos de grises. ¿Se considera como coloreado ese tipo de entintado?

Cristian: A los distintos tipos de grises se les llaman tramas. Se pueden hacer blancos, negros y tramas, achurados que pueden generar tonos de grises. De esa forma se generan las luces, las sombras, las texturas y volúmenes. Se pueden enviar mensajes al lector a partir de cómo incide la luz en la historia, también. Eso es lo que hace el entintador: termina el trabajo del dibujante y lo mejora al hacer más claro lo que él quiso comunicar. Por ejemplo, que la madera parezca madera.

Xime & Doco 038 (Web)

Alfredo Rodríguez nos contó en su entrevista que cuando él era niño quería ser dibujante de cómics porque no sabía de la existencia de los guionistas, que es finalmente a lo que se está dedicando. ¿Cuándo supieron ustedes de la existencia de los entintadores y cuándo decidieron dedicarse a ese oficio?

Cristian: Yo soy de la época de Image (editorial independiente estadounidense). Cuando vivía en Barcelona leía muchos cómics de Marvel, pero cuando salieron los cómics de Image, que le daban mayor importancia al dibujo que a la historia, me golpearon. De hecho, mis entintadores favoritos son los que vienen de esa editorial: Scott Williams, Sandra Hope, Jonathan Glapion. Son entintadores que no vienen de la vieja escuela, sino que buscan un poco la espectacularidad en las tintas. Cuando me di cuenta que me gustaban más las tintas que los lápices, hace como tres años y medio, decidí a dedicarme por completo a ellas. Lo hice porque sabía que había un montón de dibujantes mejores que yo, y porque tenía claro que puedo entintar mejor los dibujos de otra persona que los míos. Los puedo interpretar mejor.

Ximena: Yo no recuerdo realmente cuando empecé con las tintas. Creo que fue cuando mi amigo del Arcos me dijo que me dedicara a ellas. Él también es entintador y es seco. De hecho, él me dio algunos consejos para mejorar las líneas o hacer tramas. Luego de eso quise probar. De hecho, el primer cómic que entinté fue “Lado B” (2011). Había salido de la universidad y estaba recién empezando a trabajar en esto. En ese cómic, hay cosas que ahora veo y no me gustan, como los cambios de planos (diferencia en las líneas del dibujo que otorga perspectiva), por ejemplo. En ese sentido, (el dibujante) Diego Toro me ayudó mucho. Sus dibujos (en “Lado B”) eran tan perfectos que me daba nervios cambiarlos con las tintas, pero él me aconsejó que me atreviera. Que no era necesario que siguiera la línea de su dibujo, sino que debía interpretarlo y dejarme fluir. Yo, a veces, soy súper insegura y me pregunto mucho si mi entintado le gustará o no al dibujante. Diego me dijo que debía hacerlo como a mí me gusta y como yo creo que está bien.

¿Hasta qué punto el entintador puede o debe intervenir el dibujo hecho a lápiz?

Cristian: Bueno, por norma, yo recibo los lápices (el dibujo) ya aprobados por el guionista y el editor. Si hay problemas de proporciones corporales o perspectivas, pregunto si se pueden corregir. Una de las labores que he leído que tiene el entintador es poder hacer ese tipo de correcciones pero sin influir mucho. Como toda profesión artística, esto tiene mucho que ver con la sensibilidad. De repente, uno puede pasarse un poco de la línea o sobreentintar un poco. Además, cuando los lápices son muy “sueltos”, se debe interpretar mucho. O sea, uno no puede cambiar el dibujo, pero si éste está incompleto, hay que terminarlo.

Xime & Doco 026 (Web)

¿Siempre entendiendo el trabajo del entintador como una colaboración más que una imposición?

Cristian: Es un trabajo en equipo.

Ximena: Sí, es verdad. Yo empecé mi trabajo en Mitómano Cómics dedicándome a colorear. Ahora estoy dibujando y entintando. Empecé a entintar porque el año pasado me pasaron un cómic completo, de trece páginas, para que lo coloreara, pero las proporciones y las líneas estaban horribles. Pregunté si los podía entintar y arreglar un poco y me dijeron que sí, que no querían bajar el nivel de los cómics por un mal dibujo. Así que ahí trabajé harto, arreglé las proporciones y muchos detalles y finalmente el dibujo quedó decente. Cambió completamente. De hecho, me dijeron que los trazos habían quedado increíbles y que las tintas tenían mucho valor lineal.

¿Qué es el valor lineal?

Ximena: Tiene que ver con el grosor del trazo, pero… no sé muy bien cómo explicarlo.

Cristian: Uno trabaja en un formato que es 2D, que es el papel, y cuando se dibuja se puede dar la ilusión de 3D mediante la perspectiva, pero con la tinta uno también puede generar una sensación de profundidad al darle un valor más grueso a la línea de contorno de los objetos que están en primer plano, y un valor más fino a las líneas de los objetos que están en los planos sucesivos. A eso se refiere el valor lineal. Son cosas que se van aprendiendo y yo creo que, en cuanto a eso, estoy recién en pañales. No es que lleve mil páginas encima. Pero se hace el esfuerzo.

¿Con quién tienen que tratar si es que necesitan o quieren hacer un cambio en el dibujo: con el dibujante, el guionista o el editor?

Ximena: En Mitómano he tenido que hablar con el guionista, siempre. Muchas veces me han dicho que trabaje tranquila no más, que a los dibujantes no les molesta. Así que he tenido bastante libertad.

Cristian: En mi caso, depende. Si estoy trabajando para Estados Unidos, trato con los guionistas o los editores, que son quienes generalmente me contactan. En Chile, estoy trabajando en el cómic “El Viudo” y ya le he entintado más de ciento veinte páginas de dibujos a Rodrigo (Campos), así que ya nos conocemos bastante bien. En ese caso específicamente, con Rodrigo hablo a través de Nitrox (Juan Márquez), que ha trabajado como una especie de director artístico. Con Nitrox hablo de tintas, de valores, de qué tengo que hacer en tal página y ese tipo de cosas. Él es el que me corrige cada vez que termino una página.

Xime & Doco 017 (Web)

¿Ustedes creen que para ser un buen entintador es necesario ser un buen dibujante?

Cristian: Definitivamente.

Ximena: Sí, también lo creo. Me pasó una vez que alguien que no tenía mucha experiencia se ofreció a entintar un dibujo que yo había hecho, ¡quedó terrible! Desde ahí, dije que nunca más, que sólo dejaría que buenos dibujantes entintaran mis trabajos.

Cristian: Yo no me considero un buen dibujante; sí creo tener las herramientas básicas para defenderme dibujando. Y esas mismas herramientas, quizás de composición o de luz, se usan de manera inconsciente al momento de entintar.

¿Qué les cuesta entintar?, ¿qué encuentran más tedioso?

Ximena: Edificios. Más que costarme, los detesto (risas). Es demasiado tedioso entintar edificios. De repente son muchos hacia el fondo de la viñeta, y hacer que queden todos en distintos planos… es cansador. Yo creo que es en lo que más me demoro. Lo último que hice para (la editorial chilena) Acción Cómics tenía muchos edificios… y fue lo peor (risas).

Cristian: Para mí, mientras más complicada la página, mejor. Me aburren las páginas sencillas. Pocos fondos y personajes más o menos iguales me aburren. Hago todo eso rápidamente, en dos horas a lo más. Yo creo que lo que más me cuesta es controlarme. O sea, hay veces que meto tanta línea en los dibujos que terminan pareciendo cuadros estilo Rococó (risas).

Xime & Doco 010 (Web)

¿Cuáles son los materiales que utilizan? ¿Prefieren la técnica tradicional o la digital?

Ximena: A mí me gustan mucho los (lápices de tinta) rapidograph, porque son muy ricos para dar detalles; pero por una cosa de tiempo he estado trabajando en digital últimamente, usando Photoshop a mano alzada.

Cristian: Yo trabajo de manera tradicional. He hecho un par de cosas en digital, pero me tardo el triple. Cada vez que no me gusta algo, oprimo “Ctrl+Z”, y como puedo hacerlo una y otra vez, lo hago una y otra vez (risas). Aunque me estoy forzando a trabajar en digital. Me pidieron una colaboración para un buen tiempo más y entonces me dije: “Ya, cabrón, algún día vas a tener que aprender”. Así que estoy aprovechando de practicar. Pero claro, trabajo más de forma tradicional. Utilizo tres tipos de herramientas para entintar: el rapidograph —números 01, 02 y 03—, la plumilla y el pincel. Además, hace una semana me compré una impresora de carro ancho, que imprime y escanea en formato A3, y le he sacado el jugo.

Cristian, en tu biografía de Twitter agregaste el video de una escena de la película “Chasing Amy” (1997), en la que un personaje se acerca a un entintador y le dice que lo que él hace es, simplemente, calcar. Obviamente esa escena es una parodia de un prejuicio, pero ¿qué opinan ustedes de que el trabajo del entintador sea, hasta el día de hoy, subestimado y menos conocido que el del dibujante o el del guionista?

Cristian: You are a fucking tracer” (eres un maldito calcador) me lo han dicho muchas veces (risas). Si alguien piensa que yo calco y no lo puedo convencer de lo contrario, bueno, es su opinión. Por otro lado, el cómic es una industria que cada vez se está comprimiendo más. Cada vez hay más autores y menos trabajo. El trabajo del entintador es un trabajo artificial, que se creó cuando se empezaron a masificar los cómics en los años 60, sobre todo en Estados Unidos. Finalmente lo que uno hace es recibir el trabajo de otra persona y ese trabajo ya está hecho. Gabriel Rodríguez, por ejemplo, es una máquina, una bestia entintando sus propios dibujos. Entonces, el entintado es un arte que está muriendo, porque cada vez hay más dibujantes que entintan su trabajo de manera digital. Ya no se están dando tantas duplas dibujante-entintador y las editoriales no están contratando entintadores. Entonces, no le doy mucho peso al hecho de que digan que uno calca. Un buen entintado puede arreglar un mal dibujo y uno malo, puede destruir un dibujo bien hecho.

Ximena: A mí nunca me han dicho eso. Yo ahora estoy escribiendo para el blog de Clepanto y hace poco escribí un post sobre qué es el entintado, explicando muy bien que no es un calco. Porque se pueden agregar más detalles o texturas al dibujo, cosas que el dibujante, de repente, no hace. Entonces, uno sí tiene la libertad de hacer ese tipo de cosas, además de, como dije anteriormente, los cambios de plano. Entonces no creo que entintar sea calcar. Pero nunca me han dicho que lo que yo hago es calcar.

Xime & Doco 025 (Web)

El colorista Kote Carvajal nos comentaba durante su entrevista que efectivamente era una preocupación que su oficio fuera a desaparecer. Ahora tú, Cristian, dices que el entintado es un arte que está muriendo. ¿Creen ustedes que eso pase realmente en un corto o mediano plazo?

Cristian: No quiero ser dramático ni catastrofista. Lo que pasa es que por el documental en el que estoy trabajando y por las entrevistas que hice en Dos café y una mesa, me tocó hablar con muchos autores gringos. Además, entrevisté a  Renee Witterstaetter (guionista y editora estadounidense), cuando vino para la Feria Internacional del Cómic de Santiago. Me presenté ante ella como entintador y lo primero que me dijo fue: “Inking is a dying art” (el entintado es un arte moribundo). La miré y le dije: “Okey” (risas). Entonces, no me lo dijo cualquier persona, sino una editora, guionista, colorista estadounidense con carrera en las más grandes editoriales de cómics. Ahí me di cuenta que me había enamorado de una forma de arte que no es ni va a ser muy solvente. Aún así, si me gusta, no tengo porqué dejar de hacerlo. Creo que he pasado por un camino bastante pedregoso para tomar la decisión de decir: “Quiero hacer esto”. Y hasta el minuto, pega no me ha faltado. Bueno… algunas han sido infinitamente mal pagadas, pero siento que estos primeros años son más que nada para ganar curriculum. Y en realidad, no creo que este oficio muera mañana, porque últimamente las editoriales chicas están creciendo bastante.

Ximena: A mí me ha costado mucho encontrar trabajo como entintadora, y por eso no es lo único que hago. Además hago ilustraciones, dibujo cómics, coloreo, hago de todo en verdad. A veces encuentro trabajos de entintado no pagados y los hago igual, por curriculum. De hecho, lo último que entinté fue el cómic “Monkeyface”, que es un proyecto del guionista Daniel Muñoz que ganó el Fondart. Me pidieron entintar los últimos dos capítulos sólo porque el dibujante no tenía tiempo para entintarlos todos. Entonces, a veces salen proyectos de pura suerte no más. A mí, al menos. Así que igual me ha costado bastante. He trabajado para España también, pero todo gratis. Y muchas veces sin poder dormir. A mí me preguntan: “Xime, ¿por qué aceptas esto si no te pagan?”. Pero yo creo que para poder surgir hay que esforzarse y hacerse nombre. Sólo espero que más adelante todo fluya mejor.

Cristian: Ayer hablé con (el ilustrador) Alberto Montt, por el documental, y me contó que una vez le había preguntado a un ilustrador argentino qué es ilustrar y él le dijo: “¡Es romperse el orto!”. Entintar es lo mismo. Hay que dedicar un montón de horas a este trabajo. Y yo, ahora, tengo una política que quiero cubrir a rajatabla: tener, al mismo tiempo, tantos proyectos gratis como proyectos pagados.

Xime & Doco 004 (Web)

¿Cuál es su objetivo al recibir una página dibujada? ¿Qué es lo que buscan al entintar?

Xime: Yo, en realidad, no busco nada… Lo que salga no más. Siempre trato de mejorar el dibujo, pero no me digo a mí misma: “Quiero que este trabajo quede de tal manera”. Me pasan la página y empiezo a trabajar. Pienso, eso sí, en los errores que cometí en el trabajo anterior para no volver a cometerlos.

Cristian: Yo no intento mejorar el dibujo. O sea, si hay algo que corregir, se corrige. Pero lo que yo trato de hacer es formar parte de un equipo. Intento comprender al dibujante y comunicar lo que él quiere comunicar. Si puedo realzar su dibujo, lo hago. Pero de lo primero que me preocupo al recibir una página dibujada es de estudiarla. Uno se debe tomar un tiempo para analizar los elementos de la página, como el diseño, la luz y todo lo demás, tal como lo hace el dibujante antes de empezar a dibujar. En ese momento veo cómo puedo realzar los lápices. Hay que estudiar el dibujo antes de entintarlo, porque entintar a la rápida es calcar.

Xime & Doco 036 (Web)

cropped-mg_fa_1.jpg

Anuncios

6 pensamientos en “Ximena Rodríguez y Cristian Docolomansky: “Hay que estudiar el dibujo antes de entintarlo, porque entintar a la rápida es calcar”

  1. Oh, Mesa Gráfica, otra notable entrevista…

    Los lectores fanáticos siempre agradeceremos y valoraremos la labor de los entintadores… de hecho, me gusta mucho cuando veo los nombres de todo el equipo en una portada… y si para las editoriales algun dia dejan de ser necesarios, les aseguro que sus cuadros como representaciones artísticas entintadas e ilustraciones varias seran bien valoradas…

    atte, un admirador 😉

    • Gracias una vez más Ramiro por acompañarnos en la Mesa.
      Cierto, el valor del dibujo junto a las tintas tiene ese exquisito aire de coleccionismo de la obra sin mayores retoques.
      ¡Saludos!

      • Exacto! Cuando ves una exhibición de originales de algun cómic, y ves las tintas, son verdaderos lienzos, obras de arte en blanco y negro… de hecho, es lo q me hizo fan de El Viudo y los trabajos de Mitómano Cómics 😉

  2. Pingback: Interview at Mesa Gráfica | docinks

  3. Muchas gracias por la entretenida entrevista y por darle cabida a un trabajo que muchas veces se desconoce, aunque sea tan importante. Felicitaciones a Ximena y Cristian por su labor y por hacer lo que les gusta 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s