Sol Díaz: “Quiero dibujar y hacer música. ¿Por qué no? Si al final se puede hacer todo lo que a uno le gusta”

Texto: Carlos Andueza Fotografías: Camilo Mendoza

Sol 21b (Web)

“Me pillaron tocando guitarra”, dice la ilustradora chilena Sol Díaz (1985) al abrir la puerta de su hogar, una antigua casona del barrio Matta sur de Santiago. La entrada principal se abre a un largo y alto pasillo. A la izquierda de éste se ubica el taller de Sol, una habitación amplia, llena de papeles dibujados, acrílicos, acuarelas, libros y discos. La habitación que se encuentra a la derecha del pasillo está equipada con todos los instrumentos de la banda La Orquesta del Viento, liderada por el guitarrista y compositor Raimundo Santander, pareja de Sol.

No es extraño entonces que Sol practique guitarra o que se sienta atraída por la música en general. De hecho, ella forma parte de La Orquesta del Viento, pero se encarga de la parte gráfica. Cuando la banda de jazz se presenta en vivo, los dibujos que Sol va haciendo al ritmo de la música se proyectan sobre una pantalla en el escenario. La ilustradora, además, formó una “bandita” con un par de amigas para “jugar, experimentar y dejarse llevar por la música”.

La autora de la novela gráfica “La hoja naranja” es una mujer relajada, sin pelos en la lengua. En honor a ella, Mesa Gráfica publica la versión explícita de la conversación que mantuvimos. Sol nos confesó las críticas que recibió su cómic “Bicharracas”, se explayó sobre la experiencia de mezclar ilustración y música en shows en vivo, y nos aseguró que para tener cada vez menos dificultades en la vida hay que dedicarse a lo que uno más le gusta hacer.

Sol 10 (Web)

Tus ilustraciones y viñetas han tenido bastante exposición de un tiempo a esta parte y has tenido que lidiar con la prensa. ¿Cómo ha sido tu experiencia en ese sentido? ¿Te agradan las entrevistas?

Sol: Sí, me gustan. Yo soy muy buena para hablar, así que más bien me tienen que parar, en verdad. Pero sí, me gusta dar entrevistas, lo encuentro entretenido. Es como juntarse a conversar. Además, hay caleta de cosas que uno se pregunta a sí mismo que se pueden entender mejor conversando con otra persona. Es bueno hablar, a mí me gusta… ¿Y a tí? ¿Te gusta hacer entrevistas?

Sí, claro que me gusta. Entonces, ¿todo bien con la prensa? ¿Te han tergiversado alguna vez?

Sol: No, todo bien. Bueno… algunas veces han puesto cosas que no me han gustado. Me han dejado como loca, por ejemplo. Sobre todo en las primeras entrevistas que di por las “Bicharracas”, ponían frases como: “Bicharracas, producto de los traumas de Sol Díaz”. Ya, filo, me da lo mismo, pero demás que hay gente que lee eso y piensa: “Pobre huevona”. Pero no sé. En verdad me da lo mismo, no me parece tan grave. Pero sí creo que un par de veces he quedado como una loca (risas).

En general, tienes una muy buena recepción, tanto del público como de la prensa. ¿Te han llegado críticas negativas sobre tu trabajo?

Sol: No, nunca. A ver… ¿qué críticas he escuchado? No, ninguna que yo recuerde. De hecho, los comentarios en el blog de las “Bicharracas” son súper pocos y en el Facebook, en donde son más, nunca me han tirado mala onda. Una sola vez hubo un comentario que decía: “Qué fome”, pero eso fue todo… (Hace una pausa) Ah, pero al principio, cuando partí con las “Bicharracas”, me llegaron unos comentarios sobre el personaje de “la negra”. Me decían que era racista, que cómo era posible que yo hablara de las niñas de esa forma… como no comprendiendo la ironía. Una vez me escribió un tipo que decía ser profesor de no sé dónde y que él creía que yo estaba realmente esparciendo un discurso muy negativo en esta sociedad. Así, brígido. De hecho, cuando las “Bicharracas” empezaron a salir en la revista (“M”, del diario Las Últimas Noticias), la Carola, que es a la que yo le mando las tiras, me reenvíaba los mails que eran de ese estilo. Y yo los respondía diciendo: “Pienso lo mismo que ustedes, pero lo que yo hago es ironizar esos problemas de la sociedad. No creo que haya nada de malo en ser negra, y por eso me río de que exista ese prejuicio”. Algunos me respondían: “Bueno, ya”. Otros me decían: “Ah, bueno, pero entonces no se entiende mucho”. Es gente que no entiende la ironía no más. Pero nunca me llegaron comentarios hacia mi persona. Nunca han dicho: “La Sol es chueca, pesada o hedionda”. Nunca me ha tocado.

Sol 08 (Web)

¿Y críticas en cuanto a tu técnica de dibujo? Porque tu trazo es muy libre.

Sol: No, tampoco. Y mucha gente hace ese tipo de comentarios, pero a mí nunca me han llegado. Pero, ¿sabes qué? Para hacer monos, yo no creo que sea necesario cuidar tanto la perspectiva, procurar que la sombra esté en el lugar correcto o que todo sea perfecto. A mí eso me da lo mismo. Lo que sí creo que deben tener los dibujos es una personalidad. El mono debe ser distinto en ese sentido, aunque la perspectiva o el achurado estén mal hechos. Eso da lo mismo. O sea, son cosas importantes igual, pero son agregados que se pueden ir aprendiendo con la práctica. Al dibujar, dibujar y dibujar, esas cosas van a llegar. Pero puede ser que la personalidad no llegue nunca. Y cuando un dibujo tiene personalidad, se nota al tiro y se sustenta solo.

La mayoría de tus dibujos se caracterizan por ser hechos a mano, en un contexto en el que predomina la ilustración digital. ¿Prefieres la técnica análoga?

Sol: Sí, a mí me gusta mucho más dibujar a mano. Siempre. Cada vez que tengo algo más de tiempo, lo aprovecho para trabajar a mano. Lo que pasa es que soy muy primitiva para el computador. El color lo hago en el computador, pero es muy poco lo que hago en ese sentido. Son pintas de color no más. Pero sí, prefiero dibujar a mano. Además, es muy distinto el trazo que se obtiene con la Wacom (tableta de dibujo digital), al que se logra con el papel y el lápiz. El papel tiene su rugosidad, la mina también, así que es otra la sensación. La línea en la Wacom corre no más, en cambio el lápiz ofrece cierta resistencia al papel. Eso marca la diferencia para mí. Sólo algunas tiras de las “Bicharracas” las hago en la Wacom, generalmente las que hago durante la semana, porque me demoro menos.

¿Y la revista “M” de Las Últimas Noticias no te exige que las tiras que envías sean hechas digitalmente?

Sol: No. Les da lo mismo, creo yo. Con tal de que yo se las envíe… Porque tengo total libertad en la hoja que me dan. Y ahí me gusta dibujar a mano, a pesar de que sería mucho más fácil dibujar esa página en el computador. Pero no sé, yo creo que es una fijación que tengo con el papel, porque puedo ver más el macro. Con la Wacom veo el pedazo que estoy dibujando y cada tanto tengo que moverme. Igual puedo alejarme y ver todo el dibujo, pero me cuesta más dibujar desde lejos, mirando la hoja entera. Así que sí, me gusta más el papel. Pero no por un romanticismo, sino porque estoy más acostumbrada naturalmente no más. Igual algunas cosas me gusta hacerlas con la Wacom… No sé… ¡Da lo mismo al final! Si el dibujo me queda como yo quiero, me da lo mismo.

Sol 20 (Web)

Tienes varios proyectos de cómics en Internet o webcómics que vas desarrollando en paralelo: “Bicharracas”, “Sin nada”, “Cómo ser una mujer elegante” y “La zorra y el sapo”. Este último, eso sí, es el que ha tenido menos actualizaciones últimamente…

Sol: Sí, es que ahora estoy teniendo complicaciones con “La zorra y el sapo” porque… no quiero que todo el tema sea la búsqueda del pico. Como que lo estoy encontrando monotemático y no quiero que sea lo único que busquen. No quiero que eso sea algo tan importante para ellas. Entonces, estoy esperando a que se me ocurra algo más, darle una vuelta. Por eso no he subido más tiras al blog. Ponte tú, dibujé una tira sobre la “sequía”. La zorra y el sapo encontraban un oasis en forma de pico, se bañaban y era lo más bacán del mundo. Pero no lo subí, porque era del mismo tema. Entonces, otro más, no. Me gustaría darle una vuelta. Quiero sacar un libro de “La zorra y el sapo” también, pero me faltan muchas tiras. Todavía no le logro agarrar el ritmo. Es más complejo el tema igual. Quería que fuera sexual, pero también ambiguo. Que ambos personajes sean lesbianas a lo mejor o que no hubiese sexo. Pero no sé. Yo creo que después se me va a ocurrir. Por ahora estoy haciendo el segundo libro de “Cómo ser una mujer elegante”, entonces mi mente está en eso. Yo creo que después le voy a poder poner un poco más de cabeza a esas huevonas.

¿Cómo logras controlar creativamente a tantos personajes al mismo tiempo? ¿No te mareas?

Sol: Sí, igual me agota. No voy dibujando todas las ideas que se me vienen a la mente, sino que las anoto. Sólo algunas veces se me ocurren ideas con imágenes. Así que generalmente escribo lo que me viene. Tengo muchas hojas sueltas en mi escritorio donde voy anotando todo. Pero sí, es esquizofrénico un poco. Hay que estar pendiente que ninguno quede de lado. Ahora, por ejemplo, “La zorra y el sapo” me están mandando alertas, porque hace tiempo que no subo nada a su blog. Pero hay que estar ahí, poniéndole color no más.

Y ahora, como si fuera poco, estás creando música…

Sol: ¡Sí! (risas) Ahora estaba sacando en guitarra una canción de la Julieta Venegas. La escuché y quise que el Raimundo me la enseñara al tiro. Porque es difícil agarrar a este loco para que enseñe, porque siempre está ocupado, haciendo esto o lo otro. Y yo le pido, y me dice que no, que más rato. Así que ahora lo agarré, me la enseñó y empecé a practicarla al tiro (risas). Pero sí, tengo una bandita con unas amigas. Muy hippie en verdad, sin ninguna otra intención que cagarnos de la risa. Somos la Elisa, la Natalia, a la que le decimos Moño, y yo. Nos llamamos “Las moños”, de hecho. La Elisa es polola del (músico) Camilo Eque, que tocó en el lanzamiento de mi libro “Sin nada”. Y claro, como yo soy polola de Raimundo, las dos estamos siempre en un ambiente musical y dan ganas de experimentar. La Elisa me decía que hiciéramos una banda y yo le decía que no sé tocar nada. ¡Pero ella me decía que aprovecháramos eso! Ella cantaba antes… un poco. Y al final le dije que igual podríamos hacer una bandita y tener la libertad de no saber nada. Porque a veces, cuando tú sabes mucho de un tema, al final ese mismo conocimiento te atormenta, más que dejarte fluir. Entonces nosotras queríamos jugar a dejarnos fluir. Como no sabemos nada… ¡Podemos inventar cualquier cosa! Así que nos juntamos, invitamos a la Moño y ahora hacemos ensayos y esas cosas. Una llega con las letras, la otra empieza a jugar con algún instrumento, y así… ¿Y sabes qué? No es tan difícil. Si uno deja de lado el hecho de que le tiene que salir bien, la cosa sale no más. Porque la música es algo muy natural, así que queremos seguir experimentando. Me he dado cuenta que me enriquece caleta. En el colegio, ponte tú, siempre quise tocar algún instrumento, porque siempre me ha gustado la música. ¡Tocaba guitarra terrible de cuma! Todos se reían de mí. Pero en el colegio siempre hacen escoger entre arte o música, y me fui a arte, obvio, pero igual me dio lata no poder jugar a la música. ¿Viste? Entonces siempre he tenido esa atracción por lo musical. ¡Por algo terminé emparejada con un músico también! Algo así estaba buscando (risas).

Sol 09 (Web)

¿Y han considerado tocar con ellos, con Raimundo y Camilo?

Sol: ¡No! ¿Estás loco? No nos van a querer ayudar, ¡somos una vergüenza para ellos! (risas). El otro día el Raimundo nos dijo: “¿Chiquillas, quieren ensayar con amplificación?”. ¡Y nosotras empezamos a gritar! No lo podíamos creer. Teníamos micrófonos, instrumentos y sonidos bacanes. Cantábamos y nos creíamos la muerte. Así que aprovechamos el momento. Se escuchaba pésimo, pero igual seguimos (risas). Me encanta, estoy muy motivada con la bandita. Además es algo tan nada que ver con lo que hago siempre que es muy divertido. Pruebo algo nuevo.

Me imagino que la experiencia con la Orquesta del Viento te ha inspirado para eso.

Sol: ¡Claro! ¡Me encanta! Pero ahí sí que yo no podría entrar a jugar. La Orquesta del Viento es algo más profesional. Me encanta su música, pero creo que mi aporte debe ser exclusivamente dibujístico.

El hecho de que tú proyectes en una pantalla gigante dibujos que estás haciendo al mismo tiempo que La Orquesta del Viento toca su música, es algo muy original. ¿Cómo ha recibido el público la experiencia de verlos en vivo?

Sol: ¡Todo ha sido muy bacán! La gente siempre queda muy prendida después de los shows. La gira que hicimos al sur fue genial. Además, por allá nos presentamos en muchas universidades, entonces las pantallas eran realmente gigantes, cubrían toda la parte de atrás del escenario, donde me ubico siempre…

¿Por qué te ubicas atrás? ¡Deberías estar en el escenario!

Sol: ¡No! Me gusta estar atrás porque cuando dibujo pongo unas caras muy raras (risas). Pero bueno, lo que te decía, estando incluso detrás del escenario, las pantallas gigantes se veían bacanes. Más encima, los conciertos que hicimos en el sur siempre fueron gratis, entonces la gente fue con sus niños, se amplió mucho el público asistente y eso fue genial.

Sol 13 (Web)

¿Cómo gestionan las giras de La Orquesta del Viento? ¿Son invitados por los lugares donde se presentan?

Sol: Nos ayuda el Fondo de la Música. Raimundo es el que organiza todo. Manda mails diciendo que tenemos una banda, que queremos ir a tocar, que cómo postulamos, y así. Lo hacemos, ganamos la plata para ir y nos vamos. Y dan esa plata dependiendo de lo que uno pida, como comida o alojamiento. Por eso los shows son gratuitos al final, porque ya nos dieron la plata para ir. Igual hay grupos que cobran la entrada a sus conciertos, pero lo encuentro válido también. A veces uno se olvida de una noche más de alojamiento y si no hay más plata uno jode no más. Ahí se cobra entrada. Y así. Pero, en general, la recepción de la gente ha sido muy buena. Algunos me dicen que no pueden creer que esté dibujando en vivo, que lo encuentran bacán. Pasa que algunas personas van a los shows porque conocen mis dibujos y al final quedan encantados con la banda. O al revés. La experiencia produce eso. Y es lo mismo que me pasa a mí ahora con la bandita. Quiero dibujar, quiero hacer música. ¿Por qué no hacer ambos? ¡Si al final se pueden hacer todas las cosas que a uno le gustan! Se pueden hacer millones de cosas y uno tiene la libertad para hacerlas. Además, irme de gira con una banda lo encuentro lo más taquilla del mundo. ¡Me encanta! ¡Súper rockstar! Y es algo que un dibujante nunca habría podido hacer. Uno siempre está solo en su casa, en su escritorio, a oscuras… Salir de gira no es algo muy real para un dibujante, así que todo ha sido nuevo para mí. Es algo que quizás no lo hubiese vivido de otra forma. Me siento muy agradecida.

Claro, es muy distinto el trabajo grupal de los músicos al trabajo individual de un ilustrador…

Sol: Muy distinto. Las giras son una pega cuática a la que yo no estoy acostumbrada. Un dibujante es súper solo, maneja sus tiempos y toma sus propias decisiones. En una banda todos se preguntan la opinión, o qué piensa uno o el otro que está más allá. Es heavy. Y además, la mayoría son hombres, entonces me cuesta más todavía. Por eso me encanta que vaya la Moño con nosotros, porque así descansamos de los chiquillos (risas). La Moño también es parte de La Orquesta del Viento. Ella nos graba porque quiere hacer un documental. Grabó la gira del sur y después va a grabar la que vamos hacer en el norte (en la que la banda se encuentra actualmente). Imagínate todo el material que va a tener. Además, la Moño graba increíble y saca unas fotos bacanes. Ella es la encargada audiovisual de la banda. Todos los videos que están en Youtube de La Orquesta del Viento son de la Moño.

Sol 07 (Web)

¿Cuáles son los desafíos de ilustrar en vivo ante tantas personas?

Sol: Tengo que estar dispuesta a equivocarme y que todo el mundo lo vea. Los shows me han permitido experimentar con eso, con el error. Es brígido, porque acá en mi taller nunca me expongo. Estoy aquí, nadie me ve y si me equivoco lo hago de nuevo sin problema. En los shows hay caleta de ojos que están pendientes y a mí siempre me ha puesto nerviosa que me vean mientras dibujo… por eso estoy detrás del escenario igual, porque prefiero ni ver a la gente (risas). Pero ese ejercicio, para mí, es bacán. Tengo que lanzarme a improvisar también. Hoja en blanco, empieza la canción y ya, loca, dale. Tengo que estar full concentrada hasta que la canción termine, y a la vez dejarme llevar por la música. Aunque ya sé un poco lo que tengo que dibujar para cada canción. No las imágenes, pero sí palabras que me da la canción. Una se llama “La batalla de los Andes”, entonces pienso en montañas, en figuras imponentes, en una batalla. Sobre eso voy jugando. Así que es muy divertido y creo que me ha hecho crecer mucho.

Estás abrazando distintos tipos de arte y haciendo carrera con disciplinas que en general no se consideran rentables. Además, eres freelance, independiente, por lo que trabajas desde tu casa. ¿Fue difícil tomar esas decisiones y seguir adelante con ese estilo de vida?

Sol: La vida me abruma a veces. A todos nos abruma. Todo está tan mal hecho. ¡Todo es como las pelotas! Entonces, sí, al principio me costó, pero me di cuenta que tenía que hacerme cargo de mis decisiones. Me decía mí misma: “¿Te gusta dibujar pero no quieres trabajar en una oficina? Bueno, ya, entonces aprende a ganarte tus lucas. Ten en cuenta que no vas a tener plata para tales cosas. ¿No quieres tener Isapre? Bueno, pero si te pasa alguna huevada, cagaste”. De a poco he tenido que ir asumiendo que voy a perder en esos aspectos. Me fui de la casa de mis papás a los 24 años, después de la universidad, porque necesitaba mi espacio. Quería más libertad. Encontré una pega que era bacán, pero trabajaba mucho y me pagaban muy poco. Pero me hice cargo de mi decisión y me fui de la casa con esa plata. Lo logré. Y después fui teniendo más pegas, salió lo de publicar mis cómics en una revista y cosas así. Entonces, siento que cuando me acerco un poco más a lo que yo realmente quiero hacer, la vida me dice “toma, aquí está”. De alguna forma uno se conecta con el camino natural que tiene que seguir y cada vez hay menos dificultades. Hay menos interferencia entre el mundo y uno mismo. Además, no es necesario ponerse etiquetas. Si te gusta el arte y te gusta la música, ¡haz las dos cosas! ¿Por qué no? Lo más fácil que puedes hacer es seguir al resto, pero probablemente mueras de cáncer. Quizás es muy místico lo que estoy diciendo, pero yo siento que es real.

Sol 16 (Web)

cropped-mg_fa_1.jpg

Anuncios

24 pensamientos en “Sol Díaz: “Quiero dibujar y hacer música. ¿Por qué no? Si al final se puede hacer todo lo que a uno le gusta”

  1. amé la entrevista!!!
    linda la Sol, me encantan sus ilustraciones y siempre es grato aprender de su experiencia (también quiero dedicarme a ilustrar)
    saludos a ustedes que todas las semanas sacan excelentes entrevistas
    saludos desde Chillán

    • Oh, muchas gracias Jenoveva!
      Nuestra idea principal es transmitir la experiencia de los entrevistados. Qué genial saber que en algo le sirve a los lectores.
      Éxito con tus ilustraciones! y muchas gracias por tus comentarios. Un abrazo hasta Chillán.

    • ¡Gracias por tu apoyo Jenoveva! La Sol es pura iluminación artística, y le echa pa’ adelante no más porque tiene claro cual es su mundo y lo que conlleva seguirlo. Lo más rico de todo eso, es que hace vibrar a la vida todos los días.
      ¡Muchos saludos!

  2. Buenísima entrevista e invitada. Es un gusto ver la coherencia entre la personalidad y obra de Sol Díaz (y a propósito, ¡qué nombre tan lleno de significado en relación a lo que hace!). Me cayó re bien su forma de ver la vida y el trabajo creativo. Saludos y felicitaciones.

    • ¡Gracias Marcelo! Con Carlos comentábamos lo zen que salimos de esa entrevista. ¡Era pura transmisión cósmica! y cómo tú señalas: con la coherencia por delante. La Sol es ejemplo de que apostarle a los sueños es súper válido y que separar los pies de la tierra es una opción creativa cuyas consecuencias se deben anteponer, pero jamás limitar al arte.
      ¡Gracias por acompañarnos siempre en esta mesa!

  3. Yo creo firmemente que todos deberíamos seguir su filosofía y no limitar nuestras metas, ya sean artísticas o no. Es un gran mensaje que estoy orgulloso de poder difundir. Gracias por tu comentario, Catalina 🙂

  4. Me gustó la entrevista y me quedo pensando en estas palabras 🙂
    …”siento que cuando me acerco un poco más a lo que yo realmente quiero hacer, la vida me dice “toma, aquí está”. De alguna forma uno se conecta con el camino natural que tiene que seguir y cada vez hay menos dificultades. Hay menos interferencia entre el mundo y uno mismo”…

    • ¡Hola Ruby!
      Qué lindo fragmento, es parte por lo que salimos “Zen” de esta entrevista. La Sol nos trasmitió una espiritualidad cien por ciento ligada al arte que ama, y toda esa exploración aún por experimentar que no limita a la creatividad en sus múltiples formas.
      Un placer llegar a ese estado de equilibrio y ganas de enfrentar al mundo con lo que te gusta y sin rodeos.
      Un saludo, ¡gracias por acompañarnos en la mesa!

  5. Me encanta la Sol Díaz, es como aire fresco en sus ilustraciones y sus entrevistas!
    Además tiene mucha razón, ¿para qué etiquetarnos en nuestros oficios o profesiones si podemos hacer todo? A medida que uno va a avanzando, se va encontrando con proyectos que la misma vida te ha preparado para afrontarlos.

    • Hola Coté, que como ya digo, ¡eres parte de esta Casa/Mesa!
      Que agradable eso de superar límites, ni siquiera considerarlos como tales. Jugar y pasarlo bien como materia prima. Las categorías son tan moldeables que no deberían abrumarnos. ¡Un abrazo gráfico!

  6. Oye que lindos los comentarios, muchas gracias!!, la verdad es que lo pase muy bien en la entrevista, muchas gracias al equipo de la mesa gráfica por crear estos lindos espacios entre nosotros :), muchos cariños!

    • Bonitos los comentarios, cierto? Muchas gracias a ti, Sol! por la buena onda y la paciencia con el pequeño percance que tuve con tu entrevista. Quedé muy contento de poder transmitir tus palabras. Un fuerte abrazo 🙂

    • ¡Sol! ¡Muchas Gracias!
      Esta entrevista está llena de sabidurías y espacios para cultivar la imaginación. Tu casa mágica y la buena onda fueron pura energía cósmica. Parte de nuestro objetivo es que se de a conocer lo lindo de esta rama artística y como convive en ella una enorme cantidad de cariño.
      ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s