Marcelo Pérez Dalannays: “Los creadores de obras gráficas debemos conocer los aspectos legales y comerciales de éstas”.

Texto: Carlos Andueza Fotografías: Camilo Mendoza

Marcelo 018

Al ilustrador y diseñador gráfico chileno Marcelo Pérez Dalannays (1976), le dicen “Bicho maldito”. El sobrenombre lo inventó él mismo con el fin de titular un blog personal de crítica cultural, pero no logró que el seudónimo se quedara sólo en Internet y ahora muchos lo conocen como “Bicho”. De cualquier modo, el diseñador se ha transformado en uno de los principales protagonistas del medio gráfico nacional. ¿Por qué? Razones sobran.

Marcelo ha consolidado su carrera como ilustrador independiente a punta de talento y versatilidad. Sus ilustraciones se han impreso en la mayoría de los grandes medios del país, como el diario El Mercurio, revista Paula, Qué Pasa, Conozca Más, Muy Interesante, y muchas otras. Además de medios internacionales, como revista Poder, Colors (Italia), Entrepenör (Suecia), y un largo etcétera. Y como si no hiciera suficientes “monos”, también mantiene los blogs “Esa chusma” y “Doodlest”, proyectos personales en los que garabatea personajes e historias breves.

Pero es otro de sus blogs el que ha comenzado una lenta, pero segura y consistente, revolución en el medio gráfico local. Se trata de Grafiscopio.com, un sitio web gratuito que entrega información legal, comercial y metodológica de diversas disciplinas gráficas (como diseño, fotografía, publicidad, ilustración y otras). En un país como Chile, en el que recién se comienza a reconocer el valor de estos oficios, la guía ofrecida por Grafiscopio ha sido muy bien recibida por sus lectores, que ya suman 8.578 en Facebook y más de 2.200 en Twitter.

Mesa Gráfica conversó con Marcelo Pérez acerca de su proyecto estrella y sobre el camino que tuvo que recorrer para llegar a ser el ilustrador que es ahora.

Marcelo 0011

Marcelo, ¿qué es la ilustración para ti?

Marcelo: Para mí, en primer lugar, la ilustración es una forma de comunicación. Recuerdo haber leído un libro de psicología que explicaba cómo las personas tímidas intentan comunicarse con el resto, desde su aparente aislamiento. El libro decía que ese tipo de personas buscan otras formas de expresión, aparte de conversar. Yo recuerdo haber sido muy introvertido cuando chico. Muy tímido, también, porque para mí son cosas distintas. Entonces, usé el dibujo para comunicarme con las personas. Me preguntaban qué era lo que estaba haciendo o cómo había hecho tal cosa y se entablaba una conversación o se rompía el hielo a partir de eso. Es algo que sigue pasando hasta ahora.

¿Y qué te llevó a estudiar diseño?

Marcelo: Yo creo que estudié diseño, y no Artes, porque descubrí ese lado de comunicación en la carrera. De repente uno quiere comunicar algo y no solamente demostrar que dibuja bien. En la ilustración también es muy fuerte la comunicación. Hay personas que dibujan muy bien, pero no son buenos comunicadores. Entonces, sin desmerecerlos, sus dibujos quedan en la categoría de arte y uno se pregunta qué habrán querido decir. Yo siempre hago esa distinción: para mí, el arte plantea preguntas y el diseño ofrece respuestas.

Fue natural el paso a la ilustración, entonces…

Marcelo: La ilustración me empezó a interesar porque, cuando chico, mi viejo me regaló una colección de libros que se llamaba “El mundo del saber”, con tomos como “El universo”, “El reino animal” y de ese estilo. Así entré en contacto con algo que hasta el día de hoy me sigue interesando, que es la ilustración para temas científicos, en la que explicas a través de una imagen algo que no puedes explicar por otro medio. Como por ejemplo, el típico gráfico de cómo es el interior de una estrella. Obviamente, por razones lógicas, no se puede enviar a un fotógrafo al centro del sol. Y ahí le vi un poder súper fuerte al dibujo, en el hecho de poder graficar una idea compleja o abstracta. Mucho tiempo después me encontré con una frase de Einstein que resumía eso: “Si no puedo dibujarlo, es que no lo entiendo”.

Marcelo 0008

¿Crees que la capacidad de comunicar a través de la ilustración la están redescubriendo las editoriales, los diarios y las revistas chilenas?

Marcelo: El antecedente de eso es lo que ocurrió en Estados Unidos, pero hace muchos años atrás. Porque allá, ahora, la ilustración es casi una norma. En los años 30 o 40, Norman Rockwell ya ilustraba las portadas del The Saturday Evening Post. Él se hizo muy reconocido, ya que podía representar el espíritu del ciudadano medio norteamericano. Retratos que a la gente les inspiraba una calidez, un sentimiento de hogar y familia. Rockwell se ganó el cariño de la gente por eso. Por lo tanto, en países más desarrollados hay una tradición muy larga de la utilización de la ilustración para explicar muchas cosas. En Chile tardó mucho para que eso pasara. Primero, se hacía mucho con la fotografía, pero la ilustración tiene una gran capacidad de representar temas políticos o económicos, que en Chile han reconocido de manera bastante reciente. En la revista Poder me pedían ilustrar la subida de las acciones, por ejemplo. Si hubieran recurrido a una fotografía para ilustrar eso tendrían que haber usado una foto de la bolsa de comercio, algo muy estándar que no alcanza a representar el aspecto específico del artículo. Recurrir a un ilustrador se hace necesario para graficar esa idea de manera atractiva y novedosa. Aunque, bueno… el ilustrador también puede utilizar fotografías. Porque ese es otro mito que se debe derribar: la ilustración no es sólo dibujo. No todos los ilustradores son dibujantes, hay algunos que trabajan con arcilla, por ejemplo, o con otros materiales, como telas, papel, madera, etcétera.

Tú ya eres un ilustrador reconocido, independiente, y trabajas para distintos países. ¿En qué momento te diste cuenta del despegue de tu carrera?

Marcelo: Yo siempre vi la ilustración como un hobby; nunca la imaginé como un trabajo. Mientras estudiaba diseño, muchos me decían que usara mis dibujos en los trabajos y lo hice, pero muy poco, un par de veces no más. Recuerdo que durante mi segundo año de universidad, en 1997, trabajé en una pequeña editorial y eso fue como un campo de entrenamiento de cómo tratar con clientes. Me hice muy amigo del editor, un tipo muy riguroso y estricto. Ponerme a trabajar para alguien así me sirvió mucho. Tiempo después empecé a colaborar para distintos medios, entre ellos el diario El Mercurio, pero siempre de manera aislada. Después entré a trabajar como diseñador a una productora. Pero siempre, de forma paralela, iba haciendo ilustraciones y de a poco me fui dando cuenta que esa veta iba creciendo y que me estaba dando más lucas que mi trabajo de diseñador. La ilustración en Chile se empezó a expandir a campañas publicitarias, diarios, revistas, y me dije: “tal vez, tal vez, soy ilustrador” (risas). Desde entonces, yo diría que desde 2002, me considero un ilustrador profesional.

Marcelo 0005

Una de las croqueras de Marcelo.

En 2012 creaste el sitio web Grafiscopio.com, un blog que se preocupa de difundir información acerca de los aspectos legales y profesionales de carreras gráficas. Has dicho en distintos medios que ese sitio surgió por una experiencia personal negativa, probando que no hay mal que por bien no venga, pero ¿qué fue lo que te ocurrió?

Marcelo: Desde harto tiempo antes de crear Grafiscopio, veía que habían muchas cosas que no me gustaban del medio gráfico. Recuerdo haber trabajado para una editorial en la que me dijeron que no me pagarían un trabajo si no se publicaba. Y quedé helado. Me pregunté a cuántos profesionales les dirán lo mismo. Y empecé a escuchar en varias partes el mismo argumento de “aquí las cosas se hacen así”. Me lo han dicho editoriales de libros, de revistas, productoras audiovisuales y agencias de publicidad. Si me lo decían a mí, era porque se lo habían dicho a muchos otros antes y ellos lo habían aceptado. Entonces, ya venían flotando en el aire estos antecedentes que me disgustaban y que me di cuenta que existían por la ignorancia de los que trabajábamos en este medio. Ignorancia respecto a cómo negociar y sobre qué cosas son éticas al momento de hacerlo. Un abogado me decían que si ambas partes acuerdan las condiciones, un contrato es legítimo. Pero hay una diferencia entre un contrato legítimo y un contrato ético. Eso fue algo que una vez leí en un artículo de la diseñadora Jessica Hische, que escribió a propósito de la inspiración versus la imitación. Algo puede ser legítimo, pero no ético. Pero bueno, en 2009 hice unas ilustraciones para una campaña publicitaria de una viña; dos años después me di cuenta que mis imágenes se estaban usando de muchas maneras más de las que habíamos acordado originalmente con el cliente: estaban en su blog, Facebook, Twitter, en otros avisos publicitarios, en bolsas, flyers, chapas. Y pensé que tal vez estaba perdiendo plata. Así fue cómo me acerqué a los temas de propiedad intelectual: estudié la ley chilena y ésta me daba la razón. Además, por mi hermana, yo conocía a un abogado especialista en propiedad intelectual, que trabaja en Silva y Compañía, que me asesoró. Volví a la agencia que me había contactado con argumentos sólidos. Negociamos por tres meses muy tensos para mí, hasta que finalmente cedieron y me indemnizaron. Pero fue una experiencia súper amarga, porque me di cuenta que eso era la norma. Después, un diario de distribución gratuita publicó una de mis ilustraciones sin permiso y cuando le pedí explicaciones me dijeron que la habían usado simplemente “porque estaba en Internet”… Y eso fue la gota que rebalsó el vaso. En ese momento dije: “Hay que hacer algo. Esto no se puede repetir”. Los que estamos creando obra gráfica debemos conocer los aspectos legales y comerciales que rodean a nuestros productos. Debemos saber de gestión comercial; de reuniones con clientes, de contratos, etcétera. En Estados Unidos nos llevan diez vueltas de ventaja. Hay sitios de Internet donde varios abogados generan propuestas de contratos. Entonces, esas experiencias fueron los antecedentes inmediatos que hicieron que tomara la decisión de no ser sólo yo el que sepa de estos temas, sino que todo el medio. Por el momento, como muy pocos aplicamos esto de manera formal o seria, cualquier agencia, empresa o editorial puede decir: “Bueno si aparece un tipo muy quisquilloso, buscamos a otro”. Imagínate cuando ya no puedan decir eso porque todos sabrán cómo negociar. Ahí va a cambiar panorama completamente.

Marcelo 0004

Una situación común entre los profesionales jóvenes, que están recién empezando sus carreras, es que les ofrecen trabajos no remunerados, pero con la promesa de la vitrina, de la difusión. ¿Crees que eso es válido?

Marcelo: Sí, es válido. Se lo escuché al profesor Andrés Correa, que dio una charla de cómo cobrar diseño en la Universidad del Pacífico. Él decía que cuando se comienza, efectivamente puede ser mejor la pega que el pago, porque permite ganar experiencia, conocer y negociar con un cliente. Además, la experiencia da un mejor manejo en términos de ejercicio del trabajo. Pero a eso también hay que ponerle un plazo y un tope, porque hasta la persona que está en la posición más elemental de un oficio también debe pagar cuentas. Debe cubrir sus necesidades materiales básicas, como la compra de insumos para desarrollar su trabajo. Entonces, o se le pone un plazo o se exige un pago mínimo. De hecho, en Grafiscopio tú puedes ver un video del artista Stephen Silver y la traducción que hice. El video se llama “Protege tu carrera artística” y cuando lo publiqué, las estadísticas del sitio se dispararon y se transformó en la entrada más leída. Muchos creen que si empiezan a hacer cosas gratis, la gente les va a agarrar buena y los va a dar a conocer: eso no pasa, todo lo contrario. Después todos se aprovechan de quien hace eso, porque es alguien que vive haciendo cosas por amor al hambre… digo, al arte.

¿Cómo manejas Grafiscopio? ¿Eres sólo tú o un equipo?

Marcelo: ¡Ese es el mejor elogio! Cuando se refieren a Grafiscopio como “ustedes”. Doy las gracias porque si se ve como si existiera un equipo, ¡genial! Aunque a eso aspiro. Varios amigos me han recomendado postular a fondos, por ejemplo, y yo creo que ese es el camino a seguir. Creo que es necesario. El 2012 asumí el desafío de manejar el sitio, así que fue un año prácticamente sabático en términos de otros trabajos. Sabía que Grafiscopio necesitaba al menos un año para su consolidación. Y se logró ese objetivo. Ahora, por ejemplo, directores de carreras de distintas universidades, tanto chilenas como extranjeras, siguen el contenido del sitio. Pero estar ahí, pendiente, sembrando por tanto tiempo, fue una opción personal para que la gente percibiera el contenido del sitio como algo utilitario. Cuando empecé, mi hermana hizo la programación básica de la página en WordPress; una amiga, Carolina López, me ayudó en términos de contenido. Y así, he contado con varias ayudas y asesorías esporádicas. Pero claro, ahora buscaré formar un equipo.

Marcelo 0001

En la entrevista que diste en el webshow Sin Oficio, aseguraste que los profesionales gráficos saben mucho de su oficio, por sus cursos universitarios o talleres particulares, pero que desconocen los temas que se tocan en tu sitio web. ¿Estarías dispuesto a dictar un taller de Grafiscopio?

Marcelo: ¡Sí! Creo que es una muy buena idea. Me lo han comentado mucho y yo también lo he considerado. Ahora estoy haciendo charlas. En mayo voy a hablar de estos temas en el Encuentro de Ilustración y Emprendimiento (EIE) en la Universidad Santo Tomás y la ilustradora Paloma Valdivia también me invitó a dictar una charla en la Universidad del Desarrollo. Me picó el bichito: ¡el bicho maldito! (risas) de dar a conocer más estos temas. Entonces, no sé, podría hacer workshops. Si existen de la técnica, ¿por qué no de temas legales y comerciales? A lo mejor hacer una sesión de temas comprimidos o tres sesiones más especializadas, para tocar los temas de gestión comercial, derechos de autor y asuntos tributarios. Todos me preguntan: “¿Por qué las universidades no enseñan esto? ¡Debería estar en todas las mallas!”. Yo creo que esa necesidad se da -y aquí paso al terreno de la mera especulación-, porque algunos profesores universitarios pueden tener compromisos que les impidan enseñar estos tópicos. Por ejemplo, si tienen una agencia y ni siquiera ellos mismos saben de propiedad intelectual o si ellos mismos han infringido derechos de autor, ¿con qué cara van a estar enseñando? O muchos otros temen a la competencia de los mismos alumnos. ¿Quién sabe? Hay una nube oscura ahí.

¿Cuál ha sido el post de Grafiscopio más comentado, o por el que más te hayan agradecido?

Marcelo: Por lejos han sido los artículos titulados “Cómo declarar impuestos mensuales con formulario 29” y “Cómo elaborar cotización formal por servicios gráficos”. Antes de esos posts, en Internet había sólo artículos aislados respecto a esos temas. Y es frustrante darse cuenta de las pocas personas que están interesadas en hablar y enseñarlos. Es lamentable lo mucho que sabemos de los oficios y lo poco que sabemos del valor que entregan éstos. ¡Y son los que producen las ventas!

¿Te han escrito o comentado respecto a Grafiscopio personas que ejercen otro tipo de disciplinas?

Marcelo: Me han escrito muchos psicólogos, periodistas e incluso un arqueólogo, dándome las gracias por tocar este tipo de temas, porque les sirven a ellos también. Y es que claro, los freelancers o trabajadores independientes son un espectro muy amplio de profesionales. Por lo mismo, a mí no me sirve hacer Grafiscopio para mi círculo no más. Necesito la difusión, que la gente cuente esto, que esté hablando. Varios amigos ilustradores me dicen que han escuchado a otras personas comentar Grafiscopio y lo encuentro buenísimo. El boca a boca es la mejor publicidad, porque demuestra que la gente encuentra útil el sitio. Así que yo creo que la evolución natural de las cosas me va a llevar a postular a un fondo, para más adelante poder contar con un equipo de ayuda multidisciplinario.

Marcelo 0002

cropped-mg_fa_1.jpg

Agradecimientos especiales: Café Melinka.

Anuncios

20 pensamientos en “Marcelo Pérez Dalannays: “Los creadores de obras gráficas debemos conocer los aspectos legales y comerciales de éstas”.

  1. Gracias infinitas a Marcelo por compartir tan generosamente sus conocimientos y experiencias a quienes sabemos menos a través de Grafiscopio. Es una actitud muy valorable (y poco usual) que nos ayuda a todos! Relamente esta aportando algo importante a la valoración de nuestras profesiones… Y qué decir de su talento para ilustrar, sus croqueras son alucinantes =O

    • Hola Vero, concuerdo contigo, como trabajador freelance me resulta de consulta obligada, así que se aprecia demasiado su generosidad en compartir e informar cosas que muchas veces uno no maneja. Marcelo se mueve en un campo muy útil y necesario, donde personalmente creo que la labor que hace Grafiscopio es de nivel académico, por lo que no deja de llamarme la atención que no sea un ramo universitario, o en su defecto ¡que lo contraten desde alguna institución!
      ¡Muchos Saludos!
      PD: Y sí, esas croqueras son cósmicas.

  2. Sólo agradecerle a Marcelo por la tremenda obra que ha realizado para el bien de todos los que trabajamos en estas disciplinas. Y saludos a mesagráfica por difundir su obra y la de tantos grandes talentos nacionales.

  3. Gracias Marcelo Pérez, especialmente los freelance deberíamos prender velitas en tu honor. Gracias a Grafiscopio los nuevos (y viejos) profesionales estamos aprendiendo a sacar la voz en relación a temas que antes no conocíamos, y ¡pucha que sirve!

  4. Él mismo maneja incluso el facebook y twitter de Grafiscopio? Siempre es muy amable al responder dudas, se agradece mucho eso. Y hasta mis ex profes de la UBB comparten cosas que publica en su blog así que genial. El aporte que realiza para todos los que trabajamos en el área gráfica (sobre todo los que estamos recién empezando) es enorme al tener más herramientas para desenvolvernos en el medio. Gracias Bicho Maldito y también a Mesa Gráfica, un gusto leerlos y nutrirse de su buen trabajo.

    • Claro Jenoveva, dedicación y vocación van de la mano para Marcelo, que tus profes le den el crédito merecido. Y es cierto, también nosotros salimos muy nutridos también con cada sesión.
      ¡Un saludo!

    • Es un gran mérito de Marcelo el estar siempre atento a las dudas, consultas y demases desde las redes sociales de Grafiscopio. Todavía no sé cómo lo hace jaja Y claro, como dice Camilo, somos nosotros los que salimos nutridos después de cada entrevista. Compartir eso es nuestro deber. Gracias por comentar, Jenoveva!

    • Hola Cecilia, habría que preguntarle a Marcelo. Lo que sí, es que hay que estar atento al próximo Encuentro de Ilustración y Emprendimiento (EIE) que lidera nuestro anteriormente entrevistado Kóte Carvajal en la Universidad Santo Tomás, ya que Marcelo participará de este, además de la mencionada charla que hará en la UDD invitado por Paloma Valdivia.
      ¡Gracias por acompañarnos en todos los medios!
      ¡Nos vemos en Chilemonos!

    • Hola Cecilia! No fui yo el del workshop que mencionas, aunque me hubiese encantado asistir. De todas formas, y en el corto plazo, estoy pensando dictar uno en el marco de Grafiscopio, ojalá junto a un abogado especialista en la materia.

      Si sabes de algún workshop sobre el tema, te agradecería me cuentes. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s