Paloma Valdivia y Dominique Schwarzhaupt: “La ilustración es 50% talento y 50% saber venderse”

Texto: Carlos Andueza Fotografías: Camilo Mendoza

Paloma & Dominique (Web) (11)

Dominique Schwarzhaupt y Paloma Valdivia

Paloma y Dominique son dos ilustradoras chilenas que se encuentran en etapas muy distintas de sus carreras. Paloma Valdivia (1978) cuenta con más de diez años de experiencia en ilustración, y entre sus publicaciones se cuentan los libros “Los de arriba y los de abajo” (Kalandraka, España), “La máscara del león” (OQO, España), “Es así” (FCE, Chile) y “Caperucita roja (Amanuta, Chile). Además, fue una de las fundadoras del colectivo Siete Rayas, conformado, entre otros, por Francisco Javier Olea, Raquel Echenique y Alberto Montt. Dominique Schwarzhaupt (1988), en cambio, recién comienza su camino como ilustradora. Es licenciada en Artes de la Universidad Católica de Chile, egresó en 2010 y desde entonces ha dividido su tiempo entre sus obras de arte y proyectos de ilustración. “Tot”, su primer libro álbum, fue presentado en la Feria Internacional del Libro de Santiago 2012, siendo la primera publicación de la editorial chilena Gata Gorda.

¿Qué tienen en común estas dos ilustradoras chilenas, además de su oficio y nacionalidad? Ambas fueron seleccionadas para formar parte de los White Ravens 2013, una distinción honorífica para lo mejor de la narrativa gráfica infantil y juvenil a nivel mundial. Cada año, desde 1993, la International Youth Library selecciona 250 títulos de todos los países y compila un catálogo que es presentado en la Feria Internacional del Libro Infantil de Bolonia, Italia. Este año, la Feria se llevó a cabo entre el 25 y 28 de marzo y entre sus stands se encontraban “Caperucita roja” y “Tot”, los libros de Paloma y Dominique seleccionados por los White Ravens.

Paloma Valdivia, muy amablemente, recibió a Mesa Gráfica en su taller, una sala que la ilustradora arrienda en una casa/taller del barrio Bellavista, en Santiago. Hablamos con ella y Dominique de sus libros y sus trayectorias. Paloma profundizó en la experiencia de adaptar “Caperucita roja” a una aplicación para iPad, y Dominique comentó la difícil relación que existe entre la ilustración y el arte. Y ambas, por supuesto, opinaron acerca del positivo momento que vive la narrativa gráfica en el país.

Paloma & Dominique (Web) (4)

¿Qué significó para ustedes la distinción honorífica de los White Ravens?

Paloma: Estar en la Feria del Libro Infantil de Bolonia, que es la más grande del mundo, es tremendo. Se agradece un montón. En ese sentido, nuestros libros ya no están sólo en Chile, sino que ya salieron al mundo. Además, ¡se les puede poner una calcomanía en sus portadas!

Dominque: ¡¿En serio?! ¡No sabía eso! Genial.

Los libros seleccionados tienen orígenes muy distintos, ¿cómo surgen “Caperucita roja” y “Tot”?

Paloma: “Caperucita roja” viene de una versión del cuento escrita por Gabriela Mistral. Es un texto casi desconocido que ella escribió en 1924, junto con otras cuatro versiones de cuentos clásicos. Cuando la editorial (Amanuta) me dio a elegir con cuál trabajar, yo escogí a Caperucita porque siempre tuve ganas de ilustrarla.

Dominique: El mío fue un proyecto de salida de la universidad. Me contactaron de la editorial Gata Gorda y empezamos a trabajar juntos. Queríamos que fuera una historia sencilla y con una gráfica muy manual, como los libros antiguos, con mucha acuarela y manchas. Sin tanto Photoshop. Los dibujos los había hecho hace mucho tiempo, entonces me dije: “ya, encuéntrales una historia”. Mi idea era escribir un libro sobre algo que a los niños les molesta. En este caso, el miedo a la oscuridad. De ahí surgió la niña protagonista y el monstruo. Quise que siempre persistiera la duda de si el monstruo es real o no. Después se me ocurrió la idea de hacer una evolución en el color también. A medida que avanza el libro y el miedo se va perdiendo, los colores pierden oscuridad.

Paloma & Dominique (Web) (25b)

Paloma, tú has trabajado tanto la ilustración análoga como la digital, ¿cómo ha sido adaptar tu libro “Caperucita roja” a una aplicación (app) para iPad? 

Paloma: Como estudié diseño, tiendo a dibujar por partes y armar todo después en Photoshop. Esa sigue siendo mi técnica. Pero la gran diferencia entre ilustrar y armar una app de ilustraciones es la cantidad de trabajo. Porque no solamente estoy dibujando, sino que soy parte del equipo creativo, que inventa qué es lo que va a pasar en la aplicación. Nos dimos cuenta que hacer un libro app no es solamente digitalizar lo que ya estaba en papel, sino que debíamos aprovechar todo lo que ofrece un iPad, y transformar ese libro en una experiencia multisensorial. Ese era nuestro deseo. Entonces, este libro, en el iPad, tiene millones de pantallas, porque funciona según la hora del día que tú entres al cuento. Si entras de día, la Caperucita está iluminada, el bosque es diurno y hay animales de día. En cambio, si entras de noche, Caperucita está en pijama, y de vez en cuando aparecen búhos y gatos. Eso fue para aprovechar el reloj que tiene el iPad. Y claro, si el libro en papel tiene 30 páginas en total, la aplicación para el iPad tiene el doble, por el día y la noche, y a eso se le suman todas las ilustraciones que se mueven, y cientos de otros detalles más.

¿Cuánto tiempo llevan trabajando en la app?

Paloma: Mucho. Más de un año. Todavía no está lista, pero ya vamos encaminados. Al menos ya logramos entender cómo funciona. Y le comentaba a Dominique un rato atrás que no sé si trabajaría en otra app muy pronto, porque es muy difícil. Falta gente en Chile que esté preparada para hacerlas, a nivel de programadores. Nosotros estamos trabajando con uno muy bueno, pero viaja constantemente entre Chile y Nueva York, y también él ha ido aprendiendo a medida que vamos trabajando. A veces se nos ocurren muchas cosas, y otras, no tantas, y así se va dilatando. Por eso ha sido un proceso largo. Además, tuvimos que juntar la plata a través de Idéame (sitio web de financiamiento colectivo), porque un proyecto así sale al rededor de $10 millones, y en verdad no se recupera. Pero en el fondo el objetivo es tener un libro digital, hacernos un lugar en el ciberespacio.

Las dificultades que cuentas, ¿son desventajas propias de hacer una app en Chile?

Paloma: Sí. Y quizás sea porque Chile está muy alejado de todo, pero en realidad este trabajo es nuevo en todas partes. Cuando vivía en España me di cuenta que allá también lo es. En Barcelona conocí a una chica que estaba haciendo una editorial digital, pero tampoco habían muchos programadores. En México pasa lo mismo. Así que está recién empezando.

Paloma & Dominique (Web) (18)

¿Han ido probando la app? ¿La han visto niños, por ejemplo?

Paloma: Sí, niños de la familia eso sí (risas). Hay un demo disponible, que se puede descargar desde iTunes. Así que cualquiera lo puede probar.

¿Y cómo han reaccionado los niños?

Paloma: ¡Bien! Es divertido porque la idea de esta app es que tú, como usuario, no solamente juegues, que es como la tendencia en este tipo de aplicaciones, sino que el cuento se vaya armando. Tú debes aprender los versos de Gabriela Mistral, memorizarlos y ponerlos en su lugar. En la medida que vayas armando los versos del cuento, van apareciendo las páginas ilustradas. Y una vez que se termina el libro, surge una narración de la historia, hecha por la actriz María Izquierdo, y ahí el usuario puede empezar a interactuar con los personajes. Los pajaritos cantan, la abuelita se tira un peo, y hay elementos escondidos por varias partes. También hay un final alternativo al cuento, hecho con ilustraciones.

¿En qué idiomas va a estar disponible esta app de Caperucita Roja?

Paloma: Hasta el momento está sólo en español y en inglés, porque es muy difícil encontrar a alguien que traduzca versos alejandrinos de Gabriela Mistral. Nos han dicho: “¡Yo los traduzco al alemán!” Y nosotros les preguntamos: “¿Pero sabes traducir versos alejandrinos al alemán?” Es algo complicado. La persona que está traduciendo la app al inglés es alguien especialista en el tema. No puede ser cualquier persona, sobre todo cuando se trata de poesía.

Paloma & Dominique (Web) (24)

Dominique, nos contaste que tú también estás interesada en trabajar en una app de un libro ilustrado.

Dominique: Sí, lo estaba, hasta que escuché todo esto (risas). Me lo imaginaba muy distinto, pensaba que no era tan complicado, como ahora veo que hay tantos libros app. Pero claro, no tomaba en cuenta el tema de que en Chile no hay tantos programadores, y todo lo demás. Lo encuentro interesante, pero a lo mejor debo saber mucho más.

Paloma: Yo creo que más adelante va a ser más fácil. Pero, ¿te gustaría saber programar?

Dominique: ¡No! De computadores yo sé muy poco, pero sí me gustaría adaptar un libro que haya hecho, como lo estás haciendo tú.

Paloma: Ah, entiendo. Bueno, y otra desventaja que existe en Chile es que muy poca gente tiene iPads. En México, por ejemplo, donde fui a hacer charlas, el público es muy reacio a este tipo de tecnología, a menos que sean jóvenes. La gente dice que las app van a reemplazar al libro; que no hay plata para comprar iPads. Entonces, sabemos que hacer una app para iPad es algo dirigido a un grupo de elite. Sabemos también que nunca se recupera la plata, y que estamos invirtiendo tiempo y energía en algo muy chico, pero en el fondo lo hacemos por la innovación.

Dominique: Claro. Yo sé que en Estados Unidos los iPads están más integrados, se hacen clases con ellos incluso. Pero creo que en Chile faltan años para que sea un objeto que haya en cada casa.

Paloma: En Estados Unidos ya hay campañas de reciclaje. Existen contenedores para que uno done su iPad para alguna escuela.

Paloma & Dominique (Web) (8)

¿Qué opinan ustedes al respecto de lo que está pasando con la ilustración en el Chile presente? La Feria Internacional del Libro de Santiago le dedicó todo un pasillo el año pasado, y hace un par de semanas la marca Rosen sacó una línea de ropa de cama ilustrada por cinco destacadas figuras de la disciplina, por dar sólo un par de ejemplos.

Dominique: Ahora último, el dibujo ha resurgido. Cuando estaba en la universidad, yo era parte del grupo de dibujo, que en total éramos como tres y nadie nos pescaba. En Arte, la pintura y el grabado despertaban mayor interés, y el dibujo era dejado de lado. Al menos en la Universidad Católica, no le daban tanto énfasis. Entonces, estos dos últimos años he reconocido todo un boom con el tema. La galería Plop! se ha movido harto también. Creo que ahora la ilustración tiene una mayor importancia en el país. Aunque a lo mejor es porque yo me he metido más en el asunto.

Paloma: (a Dominique) ¿Cuántos años tienes tú?

Dominique: 25.

Paloma: Igual tenemos 10 años de diferencia. Y claro, es muy distinto el panorama ahora a cómo era hace 10 años. Yo estudié Diseño en la Católica y recién al tercer año de la carrera descubrí lo que era la ilustración. Por casualidad supe de un ramo que se llamaba Seminario de Ilustración que lo impartía Valentina Cruz, que había ganado el Altazor en Ilustración en 2003, y ella llegaba a las clases con cajas llenas de diapositivas de una feria de ilustración en Bolonia. Nos decía que había mucha gente que ilustraba y que ese era un oficio del cual se podía vivir. En ese tiempo no había muchos libros al respecto. Yo conocía los del Fondo y los de Kalandraka (editorial española), que llegaban muy pocos, a muy pocas librerías. Y se podía contar con los dedos de una mano a quienes eran ilustradores. En ese tiempo nosotros armamos el colectivo Siete Rayas. Vimos en el diario que había un ilustrador que se llamaba Olea, otro que se llamaba Montt, y los llamamos. En mi curso estaban Raquel Echenique y Bernardita Ojeda, que también hicieron ese seminario de ilustración, y no había nadie más. Era impactante. Y de ahí, yo me fui a Barcelona. Entonces, volver a Chile siete años después y ver esto… Ver lo que dices tú… No es que tú hayas empezado a meterte en el tema, sino que realmente se dio un boom de la ilustración en el país. Está la galería Plop!; se están haciendo muchos talleres; se incluye ilustración en la malla de las escuelas. Y se está pagando mejor, también. Bueno, en prensa no. Al menos en El Mercurio siguen pagando lo mismo. Pero sí en publicidad, y así se explica lo de los colchones Rosen. Es lo que está pasando en otros países, también, que pagan cifras millonarias por una ilustración.

Paloma & Dominique (Web) (26)

En comparación a Chile, ¿cómo es la situación de la ilustración en España?

Paloma: Cuando llegué a España, en Barcelona estaba pasando lo mismo que está pasando aquí, ahora. Y era como ¡wow! ¡Habían galerías Plop! en todas partes! (risas) Yo tomé un post título en ilustración y los profesores eran los más bacanes. Y claro, si uno quería ir a eventos de ilustración, habían todos los días. Pasaron siete años, allá empezó la crisis económica, la ilustración comenzó a decaer y los pagos también. Entonces, al volver a Chile y comparar… como que la balanza nos favoreció. Creo que ahora la ilustración en Chile está mucho mejor que en España. Se están haciendo hartas cosas: muchos trabajos, eventos, festivales, seminarios, y mucho más. Xosé Ballesteros (director de la editorial española Kalandraka), ha comentado que aquí en Sudamérica se están haciendo cosas nuevas, con aires frescos. De hecho, el concurso de ilustración que él organiza, el Santiago de Compostela, lo han ganados sólo sudamericanos los últimos cinco años. Entonces sí, las cosas han cambiado. Mucho.

Nuestros anteriores entrevistados, los ilustradores Verónica Rodríguez y Hernán Kirsten, además de otros entendidos en el tema, reconocen la importancia e influencia del colectivo Siete Rayas en el positivo momento que hoy goza la ilustración en Chile. ¿Cómo fueron los inicios de ese grupo?

Paloma: En un comienzo fue solo una junta de compañeras de universidad, entre la Berna, la Raquel y yo. Teníamos ganas de saber, principalmente, cómo cobrar. Queríamos hacer un gremio. Empezamos a buscar ilustradores de distintos medios, y así fueron apareciendo varios. Los convocamos y nos reunimos. Pero llegó un momento en que nos empezamos a complicar y a preguntar: “¿Cómo vamos a hacer esto? ¿Cómo vamos a juntar a tanta gente? ¿Cómo los vamos a dejar entrar? ¿Les vamos a revisar su portafolio, para que esto se vea profesional?” Decidimos que no queríamos hacer eso, y al final nos reunimos sólo los que nos hicimos amigos. Los que estábamos en la misma sintonía, pero en distintos lados. Montt, por ejemplo, me contactó a mí. Yo llamé a Olea y a Carmen Cardemil. A Pelayo lo encontré en un evento, y así. Nos fuimos juntando de a poquito. Pero la verdad es que, lo que nos unió principalmente, fue la amistad. O sea, nos juntábamos a carretear (risas). Yo en ese tiempo vivía con la Berna, así que nuestra casa estaba siempre disponible para las reuniones. Nos juntábamos por cualquier excusa, como organizar una exposición, y todos llegaban con una botella de vino. Sentíamos pasión por el dibujo y hablábamos mucho de ilustración.

¿Y cómo se fueron abriendo camino en el medio?

Paloma: Al momento de juntarnos, ya todos ilustrábamos y teníamos estilos propios. Te diría que lo que más nos preocupaba, y lo que más sacamos en limpio, fue el tema de cómo cobrar por nuestro trabajo. Nos preguntábamos: “¿Cuánto cobras tú? ¿Dibujas gratis?” Y nos decíamos: “¡No dibujes gratis!” Entonces nos poníamos de acuerdo entre todos, y nos poníamos una cifra base para cobrar, por ejemplo. Yo creo que así empieza a funcionar algo en un país en el que no hay mucho conocimiento de un tema.

Paloma & Dominique (Web) (19)

Dominique, ¿cómo lo haces para moverte entre el arte y la ilustración? ¿Existen prejuicios desde el mundo artístico hacia el trabajo del ilustrador?

Dominique: En la universidad me costó mucho. Yo entré a estudiar Artes porque me gustaba dibujar, pero en las clases de taller lo pasé pésimo. Dos o tres veces distintos profesores me dijeron que me cambiara de carrera, que Artes no era para mí, que en taller no es sólo dibujar. Pasé los tres primeros años trabajando mucho lo que es instalación, pero no me gustaba, era muy conceptual. En la Católica pasa eso también, le dan mucha importancia a la parte conceptual y dejan de lado el oficio. Eso siempre me molestó, porque salían muchos trabajos que eran “inteligentes”, pero muy mal logrados. Para mí eso fue un problema porque yo soy más de factura. Al final tomé varios ramos de dibujo, con buenos profesores, y así fui soltando la mano. Mi examen de grado, de hecho, fue en dibujo. Pero nunca vi ilustración en la carrera. Una vez tomé un ramo de Diseño que incluía ilustración, pero fue un curso muy vago, pensé que sería distinto. Yo igual creo que en ilustración uno se hace el camino solo, o al menos esa fue mi experiencia. Entonces, no es que en Artes hayan rechazado mi gusto por la ilustración, pero nunca lo apoyaron tampoco.

Paloma: (a Dominique) Hay muchos ilustradores que vienen de Artes o de Diseño. Casi por igual. Arte te puede dar más técnica; Diseño da más herramientas para venderte. Eso creo yo. Después uno se va igualando en el camino. A ustedes en Artes les exigen expresarse solos, pero la ilustración es, básicamente, cumplir encargos. Entonces, saber vender algo es importante.

Dominique: Es verdad. Pero en Artes es mal visto que te enseñen el arte como un negocio. Uno sale con la idea de que no es bueno “venderse”, lo cual es ridículo. ¿Por qué no puedo hacer lo que me gusta, mi trabajo, y vivir de eso? Creo que eso es un problema de cómo están enseñando la carrera ahora. No explican cómo armar un portafolio para ofrecer tu trabajo, por ejemplo. Imparten una carrera profesional que al final no es profesional, porque nos falta saber cómo ganar plata con lo aprendido. Muchos de mis compañeros son meseros; yo trabajé en una librería. Y fue una muy buena pega, pero siempre pensé que era una lata tener que sacrificar la mitad de mi tiempo para dedicarme a lo que realmente me gusta.

Paloma & Dominique (Web) (2)

Paloma: Para la ilustración, el porcentaje clave es 50 por ciento talento, y 50 por ciento “saber venderse”. Allá en Europa varios artistas me decían que se pasaban una semana entera contestando mails, la semana siguiente trabajaban, y la siguiente viajaban o hacían charlas, y así.

Y Dominique, ¿estás interesada en continuar tu carrera como ilustradora?

Dominique: Sí. La verdad es que el último año he estado haciendo unos dibujos para una exposición, pero son dibujos más realistas y lentos de hacer. Echo de menos el trazo rápido que requiere la ilustración, porque es más libre, más relajado. Además, hacer un objeto, un libro álbum por ejemplo, es rico. Siempre lo he sentido como un proceso más redondo. Ahora último empecé a escribir un libro para niños, para continuar por ese camino… y pensaba hacer una app, pero ahora me arrepentí (risas). Pero sí, quiero seguir. Aunque me cuesta. Hasta ahora he hecho un año arte y el siguiente ilustración, y así. Siento que tengo que comprometerme con uno. Pero no estoy segura. Tengo que empezar a pulir eso.

Paloma, además de la app de “Caperucita Roja”, ¿estás trabajando en otro proyecto?

Paloma: Como veo a mis amigos Olea y Montt pasándolo tan bien haciendo humor, hace rato que yo también quería hacer. Pero no tenía sobre qué escribir, hasta que tuve a mi guagua. Lo pasé muy mal al principio, pero después, cuando ya estaba recuperada, me di cuenta que me pasaron muchas cosas chistosas… tragicómicas, en verdad. Así que estoy trabajando en un libro de tiras cómicas, tipo Mafalda, con lo que no se ve del embarazo, o lo que no cuentan de la maternidad. Como que duelen las pechugas al dar leche, por ejemplo. Una se imagina que eso es maravilloso… pero no (risas). No sé cómo se va a titular todavía. Por lo pronto, “No duele nada”. Estoy trabajando en eso gracias a que gané un Fondart, la beca literaria… (a Dominique) ¿La conoces?

Dominique: No. ¿En qué consiste?

Paloma: Puedes postular a ella, porque ya tienes una publicación. Si la recibes, te dan $4 millones para hacer un libro en seis meses. Y es libre, no necesitas trabajar con una editorial para ganarla. Aunque después tienes que ponerle al libro un logo gigante del gobierno, pero filo, no importa.

Paloma & Dominique (Web) (12)

cropped-mg_fa_1.jpg

Anuncios

19 pensamientos en “Paloma Valdivia y Dominique Schwarzhaupt: “La ilustración es 50% talento y 50% saber venderse”

  1. Gracias Mesagráfica por traer estas entrevistas! Soy súper fan del trabajo de Paloma, y ver que a ella igual le ha costado estar donde está, da esperanzas para lo que estamos recién empezando, de que la carrera es cuesta arriba, pero se puede! 🙂

    • ¡Gracias Coté! Veo tu tumblr y no puedo mas que decirte que vas por muy buen camino. La perseverancia siempre debe estar vinculada a tu motivación de hacer del arte una forma de vida. Como tú dices, se puede, ¡así que no sueltes la mano!
      ¡Saludos!

  2. Excelente entrevista, inspirador y que bueno saber la experiencia de ilustradores tan destacados, y como seria el camino para dedicarse a la ilustración a un 100%, espero que sigan creciendo como artistas y que tengan mucho éxito ;D

  3. Gracias gracias, de verdad que ayuda leer estas entrevistas… muchas veces queremos que sea todo ahora, rápido, salir de la U, ser reconocidos y nos frustramos al ver que no sucede, pero no… hay muchísimo trabajo antes de eso y conocer la experiencia de exitosos ilustradores, diseñadores o artistas, te motiva y da las directrices para lograr tus metas 🙂

    Saludos!

    • Gracias gracias a ti, estimada, por pasar a leer. Yo creo que también hay disfrutar del proceso, de los errores y del tiempo que parece perdido en practicar, porque es tiempo bien invertido finalmente. Así que siga no más! muchos ánimos 🙂

    • ¡Gracias a ti Leyla por seguirnos! La ansiedad es un enemigo constante, pero una de las mejores herramientas para combatirla es seguir trabajando duro, la cuota romántica de poder hacer lo que te gusta y amas a la larga es la mejor recompensa, los frutos brotarán solitos.
      ¡Saludos!

  4. Muy buen punto el de las universidades, estudié licenciatura en arte con mención en grabado, realmente hace falta no solo desarrollar y potenciar nuestras técnicas artísticas , deberían contemplar ramos de gestión que nos permitan desenvolvernos al momento de enfrentarnos a la situación laboral.
    Gracias Mesa Gráfica por el espacio creado y felicitaciones a las chicas, interesante el producto y desarrollo de sus trabajos……saludos ¡¡

    • Ruby, es una lástima que eso no forme parte de la enseñanza, hace que la vulnerabilidad esté al alcance y muchos buenos artistas se pierden o se ponen tímidos al no manejar estos temas. Al final del día se convierte en una responsabilidad personal si deseas hacer carrera de tu arte por lo que ayudas como la que otorga Grafiscopio, que menciona Carlos, son súper amigables. Aún así, obstáculos como estos jamás serán impedimentos para dejar de crear, hasta puedes hacer de ellos tu caballito de batalla o motivo de inspiración.
      ¡Muchos saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s