Kóte Carvajal: “Lo que más me gusta de colorear es encontrar el tono correcto de una historia”

Texto: Carlos Andueza Fotografías: Camilo Mendoza

Kóte 005 (Web)

Uno de los coloristas de la editorial IDW Publishing (ubicada en San Diego, California, Estados Unidos), vive en pleno centro de Santiago de Chile. Jose Luis “Kóte” Carvajal trabaja a distancia en lo que más le gusta: poniéndole color a los cómics. No es que exagere al hablar de ellos (aunque a veces, sí), sino que literalmente le añade la gama cromática necesaria para que las viñetas no se vean en blanco y negro. El trabajo de colorista es parte importante de la industria de la narrativa gráfica estadounidense, considerando que forma parte de una larga línea de producción.

El camino que recorrió Kóte para llegar a ser colorista fue largo, y los trabajos que desarrolló antes, variados. Uno de los más recientes, y por el que ganó cierta notoriedad a nivel mediático, fue ser co-fundador de la Agrupación chilena de Narrativa Gráfica e Ilustración, NGI, junto al dibujante Gonzalo Martínez y el guionista Felipe Benavides. Desde fines de 2009 y hasta mediados de 2012, NGI realizó variadas actividades en pos de mejorar las disciplinas de las que se ocupaba. Durante ese mismo periodo de tiempo, Kóte condujo el webshow “Sin oficio”, en el que entrevistó a dibujantes, guionistas, editores, y a muchos otros actores del ámbito de la narrativa gráfica local. También, cada año desde 2008, el colorista produce y organiza el evento EIE (Encuentro de Ilustración y Emprendimiento), en la Universidad Santo Tomás. Y el próximo se realizará el 11 de mayo en la sede de Diseño de la mencionada casa de estudios.

Pero esa ha sido su faceta de productor. Desde 2008 está dedicado exclusivamente al coloreado de cómics, y en este ámbito nos centraremos en la siguiente entrevista. Gracias a Internet ha trabajado como colorista para Estados Unidos, Nueva Zelanda, el Reino Unido, y también Chile. “Mars Attacks”, “Godzilla”, “Argonauts”, “Cabra Lesa” y “Chile en viñetas”, se cuentan entre los títulos en los que ha colaborado. Kóte Carvajal recibió a Mesa Gráfica en su departamento, ubicado en un piso 27 y, mientras rezábamos en silencio para que no temblara mientras estábamos ahí, conversamos acerca de su oficio.

Kóte 001 (Web)

¿Te involucras en otros procesos del cómic, como entintado, por ejemplo? ¿O te dedicas exclusivamente al color?

Kóte Carvajal: Hago sólo color. Y llevo cinco años en eso. De hecho, el otro día, haciendo memoria, me di cuenta que es la pega que más he realizado, en cuanto a duración. Este año cumplí esa meta. Antes había sido productor de sitios web, y estuve trabajando cuatro años en una empresa. De ahí fui freelance (independiente) por cuatro años más y luego colorista para una editorial. Entonces, parece que puedo decir que, por cardinalidad, soy colorista.

Has dicho que comenzaste tu carrera dibujando cómics. ¿Qué te condujo a ser colorista?

Kóte: En estos últimos diez años he hecho muchas cosas: dibujo, entintado, radio, hice un taller de cómic, he hecho charlas, etc. Y también he coloreado. Sin proponérmelo mucho, también había pintado algunos cómics. “Caleuche”, por ejemplo, y otros más. Así que el proceso de colorear estaba cerca. Un día, conversando y arreglando el mundo con (el guionista) Alfredo Rodríguez, pensamos que todos quieren dibujar, pero nadie quiere colorear. Entonces, el 2008, después de terminar un trabajo me puse a pensar qué podía hacer con mi vida. Barajé varias opciones. Y en ese tiempo ya estaba coloreando unas cosas para un gringo que tenía un proyecto independiente. Así que me decidí: colorearé cómics. Además que, dentro de mi opciones, yo podía hacerlo porque tenía el equipo. Tenía un Mac, tenía una tableta. ¿Me entiendes? Se me hizo fácil acceder a dedicarme a esto. No necesitaba una oficina, ni teléfonos, sólo Internet. Y ahí empecé a bajar tutoriales para estudiar.

¿Cómo es la rutina del colorista? ¿Tú eres el que propone una paleta de colores?

Kóte: No. Aquí el único que propone es el guionista. El guionista manda. La página que me llega puede decir: “Esta escena es al atardecer, o este personaje es moreno”. O el guionista puede hacer referencia a otro cómic y decir que el color debe ser similar a “Locke & Key”, por ejemplo, y entonces entiendo que no puedo usar una paleta de colores muy al estilo Marvel. También influye el género, si es una historia de amor, de horror, o de superhéroes. Ese es el punto, como colorista yo soy el penúltimo de la fila. Si es que no el último.

Kóte 016 (Web)

Pero me imagino que el guionista te puede dar indicaciones de cómo lo quiere, y tú debes elegir los colores, finalmente.

Kóte: Ahí viene mi parte.  Aunque siempre está supeditada. A no ser que yo sea autor del cómic, pero siempre es al revés. Yo, como colorista, soy un brazo más de un monstruo. Entonces lo que yo hago es lo que puedo hacer con ese brazo. No puedo hacer lo que hace la pierna, ¿me sigues? A mí me dan las directrices. Me pasan el guión y lo leo todo antes, para saber de qué estamos hablando. Y luego, la primera página es la que manda. En la primera página decido si usar texturas o no, ciertos tipos de colores, una gama de color amplia o una reducida, etc. Y envío la primera página para que la revisen. También depende del proyecto y de la editorial a quién se la envío primero, si al dibujante o al editor. En el caso de la editorial IDW, por ejemplo, se la mando primero a Alan (Robinson, dibujante chileno). Él me aprueba o desaprueba los colores o efectos que utilicé. Cuando está lista esa revisión se la mando al editor. Porque, como soy el último en la fila, tengo que respetar la jerarquía. Como colorista le puedo cagar o no la pega al dibujante. Y es el dibujante quien habla con el guionista. Entonces, en teoría, la aprobación debería ir en esa misma dirección. En otros casos es distinto. A veces pasa que hay proyectos de un guionista independiente en Estados Unidos, que contrata a un dibujante tailandés -por decir algo-, y un colorista chileno. Entonces yo no veo ni hablo con el dibujante, y se lo mando todo al guionista. Porque él me envía las páginas a mí. Todo depende del proyecto. Y bueno, dentro de ese contexto de trabajo, yo puedo dar “mi discurso”. Puedo proponer, pero siempre supeditado a lo que quieran los autores, porque yo no soy autor.

En ese sentido, ¿puedes llegar a tener un estilo propio de coloreo? ¿Es posible?

Kóte: Sí, es posible.

¿Crees que has alcanzado un estilo en estos cinco años?

Kóte: Todavía no. Porque necesito continuidad. ¿Te doy un ejemplo? Jay Fotos (el colorista de la saga “Locke & Key”), lleva pintando dibujos de Gabriel Rodríguez por siete años, más o menos. Pasó de “The great and secret show” a “Locke & Key”. El primero consistió en 14 números, algo así como un año y medio de trabajo. Y con el segundo lleva como 4 o 5 años. Entonces tu miras esos trabajos y puedes decir: “Esto es de Jay Fotos”. Él había coloreado unos números de “Spawn” antes, pero eran nada que ver. ¿Entiendes? Entonces, para mí, si me preguntas si se puede colorear con un estilo te diría que sí. Ahora, también se dice que el estilo son los errores que uno comete.

Kóte 007 (Web)

Camilo Mendoza: ¿Cómo te adaptas a la línea de un dibujante que no es el clásico estilo Marvel, sino que tiene un trazo particular, como Alex Maleev, por ejemplo?

Kóte: Es que todo depende del dibujante. Mira, nosotros, los coloristas, no aparecemos en la portada de un cómic. Nuestros nombres no aparecen porque no somos autores. Estamos a la altura del letrista. El color en el cómic existe sólo por una necesidad de mercado, porque el cómic en blanco y negro funciona igual. Los letristas podrían ser necesarios… pero el colorista, no. Por ejemplo, “Heredia, detective” (Lom ediciones, 2012) es en blanco y negro, salvo la portada.

¿El colorista, entonces, es el brazo más prescindible del monstruo del cómic?

Kóte: ¡Es cosa de mirar los cómics chilenos! ¿Cuántos cómics chilenos tienen color? La trilogía de Mortis no tiene color. Bueno, hablo de color del punto de vista de la gama cromática, porque se dice que las tintas, la luz, los grises, también cuentan como color. Pero refiriéndome al concepto de color de la televisión o de las pinturas, el cómic no lo necesita para ser cómic. Se necesitan los globos, los textos, los dibujos. Se puede prescindir de las tintas, también.

Camilo Mendoza: En ese sentido, ¿la revista “Caleuche” es lo más “gringo” que tenemos en Chile?

Kóte: ¿Hablando en ese concepto de línea de producción? Sí. Y por la impresión también. La editorial Visuales también imprime a color algunas cosas. Pero la tinta y el color podrían no estar en un cómic.

Kóte 012 (Web)

¿Las tintas también son prescindibles? Tenía entendido que las tintas en el cómic le dan el peso, el valor al dibujo. Que no está valorizado el dibujo a lápiz solamente, como sí lo está el dibujo terminado con tinta.

Kóte: Eso depende de lo que se entienda por tinta. Porque se puede dibujar con grafito bien marcado, como si fuera tinta. La tinta termina el dibujo. O sea, se hacen bocetos en grafito y la tinta los define. Como diciendo: “Todos las líneas que hice en esta cara en realidad son una sola línea”. Y se usa la tinta sólo porque se necesita un alto contraste por el tema de la impresión. Pero ahora, con las impresoras actuales, se pueden hacer cómics en grafito. Puede ser incluso con todos los grises posibles del grafito.

¿Te preocupa, entonces, que en algún momento ya no tengas trabajo como colorista? Porque a medida que los procesos de impresión se fueron actualizando, desaparecieron ciertos oficios en el cómic.

Kóte: Sí, claro que me preocupa. Antes existía el separador de colores. Estaba la página en blanco y negro y una persona se encargaba de poner los números de cada color en las distintas zonas del dibujo. Y habían 120 colores, no más. Pero eso evolucionó a todos los colores del espectro, y ya no fue necesario ese oficio. Pero no creo que el colorista desaparezca… Aunque no sé, todo depende del mercado. Si los gringos y los franceses desaparecen, estoy jodido.

Kóte 008 (Web)

¿Qué programas utilizas para trabajar?

Kóte: Photoshop, y nada más que Photoshop. Pero quiero empezar a usar Manga Studio 5, porque ahora sí colorea. Y es más barato, además.

¿Cuáles son tus referentes en cuanto a color?

Kóte: Es súper relativo. Me gusta mucho Laura Martin, que fue la que recoloreó la saga “The Rocketeer” (IDW Publishing). Ganó el premio Eisner por su trabajo, también. Me gusta mucho la paleta de colores que usa, además de la técnica que utiliza, en “The Rocketeer” al menos, para dar volumen. Porque no sabía si era gradiente, o pincel, u otra cosa. Eso fue lo que en un principio me llamó la atención. O Jay Fotos, el que colorea “Locke & Key” en IDW. Me quita la pega, pero lo encuentro la raja (risas). Ahora, tengo referencias que no se reflejan en mi trabajo, gráficamente hablando. Pero… es súper inexplicable. Un dibujante con el que trabajo me dijo hace un tiempo que quería colorear unas ilustraciones. Y yo le dije: “Bienvenido al área más subjetiva del cómic”. En el color influyen tanto las percepciones personales como las impresoras, porque lo que yo veo en la pantalla no es necesariamente lo que saldrá impreso en el papel.

Pero, ¿existen formatos de color para que éste se vea estándar?

Kóte: Se trabaja en CMYK. Existen modos de color que dependen del uso que se le va a dar al dibujo, o a la página. En una pantalla, para representar los colores, se usa RGB, o sea, red, green, blue. Se usan tres, y al mezclarlos se forman todos los otros colores. En el caso de la imprenta, el formato que se usa es el CMYK (Cyan, Magenta, Yellow, Key o negro). Yo trabajo en CMYK, en formato de imprenta. Al principio trabajaba en RGB, pero decidí cambiarme porque el color negro que se suma con el paso de un formato a otro hace una diferencia importante. Y siguiendo con la idea de antes, creo que el color es un tema complicado, porque tiene mucho de sentir. El color puede despertar sentimientos en el lector. Sólo por el color, no necesariamente por el dibujo. Genera atmósfera, y le dice al lector, de manera inconsciente, la diferencia de tono entre una escena y otra.

Kóte 011 (Web)

¿Pero eso también lo pide el guionista?

Kóte: A veces el guionista lo incluye en el guión, y otras veces no.

¿Y cuándo no lo incluye?

Kóte: Yo lo decido, y ahí está mi parte de autor.

¿Trabajas el color una página a la vez?

Kóte: Sí.

¿Y cuánto te demoras en colorear una página?

Kóte: Unas cuatro horas, en promedio. Dependiendo del dibujo, de la historia, de la cantidad de viñetas, de todo. Lo que influye harto es la cantidad de personajes distintos que aparezcan en una viñeta.

Tengo entendido que trabajas en más de un cómic a la vez. ¿Con cuántos proyectos estás ahora?

Kóte: Ahora estoy con “Clusterfuck”, que es una historia independiente en la que trabajo con un guionista gringo y Diego Toro (dibujante chileno). Trabajo también en “Argonauts”, que es una novela gráfica. Y también estoy con “The new Brighton Archeological Society”. Son todos para Estados Unidos. Después voy a estar trabajando en “One must break”, para Nueva Zelanda, y en “Gladstone’s School for World Conquerors”, que es de Mark Andrew Smith, el mismo de “The new Brighton…”.

¿Cómo es el pago de esos trabajos? ¿Te pagan por el total de páginas coloreadas?

Kóte: No, me van pagando por entregas. Voy trabajando detrás del dibujante. Él me manda 25 páginas, por ejemplo, yo se las envío de vuelta, coloreadas, y me pagan.

Kóte 003 (Web)

Kóte Carvajal y su esposa, Daniela González, creadora de los cómics “Cabra lesa”.

¿Son ellos los que te ofrecen el valor total de cada página?

Kóte: Yo tengo un rango. Entre 25 y 30 dólares por página. De ahí hacia arriba. Y los trabajos van variando, dependiendo si son proyectos independientes o de editoriales. Cuando no salen pegas grandes, trato de cubrirme con trabajos chicos. Intento hacerme un sueldo mensual, que en promedio es de $500 mil. Para que se sepa y no piensen que soy millonario.

¿Tienes planeado realizar un proyecto como autor de cómic en el futuro?

Kóte: Bueno, lo primero para mí es ser colorista, en el sentido que necesito hacerme un nombre como tal. Y principalmente, aparte del nombre, una estabilidad. Dentro de la inestabilidad que significa hacer cómics. Porque, se los digo con un ejemplo, Gonzalo Martínez (dibujante chileno) se demoró 24 años en conseguir una estabilidad mediana de un año de trabajo. Mi estabilidad actual es de tres meses, aproximadamente. Yo sé lo que voy a hacer y estar ganando en más o menos dos o tres meses. Ahora, paralelo a eso, cuando ya tenga cierta estabilidad, me gustaría “ampliar el giro” y hacer un webcómic llamado… “El colorista nana. El color y el cloro nunca estuvieron tan cerca” (risas).

Para terminar: ¿Te gusta lo haces?

Kóte: Me encanta. Colorear me encanta. Lo que más me gusta de mi trabajo es dar con el tono correcto de una historia. Encontrarlo.

Kóte 013 (Web)

cropped-mg_fa_1.jpg

Anuncios

7 pensamientos en “Kóte Carvajal: “Lo que más me gusta de colorear es encontrar el tono correcto de una historia”

    • ¡Vero!, ¡Nuestra primera entrevistada!
      Desde el otro lado del espejo en esta ocasión, y qué rico que haya servido para interiorizarse en la faceta laboral de Kóte. Para Carlos era un objetivo dar a conocer la mecánica de un colorista y la forma en que aporta a la creación final de un estilo de cómic.
      ¡Muchas gracias por tu apoyo, un saludo enorme!

    • Gracias, Vero! oye y uno pensaría que es de lo primero que hablarían entre ustedes. Como bien dice Camilo, dar a conocer un poco más la labor de un colorista era algo importante para el sitio. Qué bueno que te gustó el post. Un abrazo!

  1. Pingback: Ximena Rodríguez y Cristian Docolomansky: “Hay que estudiar el dibujo antes de entintarlo, porque entintar a la rápida es calcar” |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s